Featured

Un poco más felices

Muchas de las cosas bonitas que nos pasan empiezan un fin de semana.

Featured

La seca

Si hacemos el juego de las 7 vírgenes y nos miramos durante sesenta segundos al espejo como en una cuenta atrás, nuestro reflejo nos contaría nuestro futuro. 

Milei tiene su rollo

España ha recibido este fin de semana la visita de Javier Milei, un tipo que escucha a los Stones y puede que incluso repudie a The Beatles. Milei es un retórico que escupe las palabras a voces como Jagger pero sin armonía. Le gusta utilizar términos como muerrrrrte, inspirado en el mismísimo Davy Jones, ese personaje de Piratas del Caribe capitán del Holandés Errante y cuyo corazón ya no le pertenece. 

Como una naranja

Hace unos días, una mujer llena de sonrisas y conocida en todo el pueblo dio un discurso.

Las fotos que borramos

Hace unas semanas borré un montón de fotos del móvil.

Caldo sin cultivo

“Ni de izquierdas ni de derechas, somos los de abajo y vamos a por los de arriba”, esta frase la leí en una pancarta que colgaba de uno de los tractores que durante los últimos días marchó por España.

Los desdichados

Me imaginaba a Bruce Springsteen escribiendo Candy’s Boy mientras viajaba en furgoneta a su próximo concierto, atravesando Estados Unidos como cuando yo cruzaba media España para cumplir mis sueños literarios, él cruzando el Mississippi, yo cruzando por las aventuras del Hidalgo de la Triste Figura.

El idioma de las flores

A las diez de la noche sonó la primera explosión, media hora más tarde empezaron a cantar las sirenas y poco después en la calle había un silencio de esos que se dan en los pueblos poco habitados cuando es invierno y se achican hasta los catites.

Calcetines

Solo he odiado a mi perro una vez, y fue durante los últimos días de 2023 y los primeros de 2024.

La venganza

Antes de nada, hay que ser presidente de un país de los denominados del primer mundo, luego hay que tomar un vuelo en dirección a Tierra Santa.

Corazones separados

La piedra en el zapato era una frontera donde en la aduana había que dejar siete votos para poder cruzar.