Manuel Vinuesa, cuando el camino se hace con ilusión y esperanza (y II)

Manuel Vinuesa. Hombre de altos sentimientos y saber, espiritual y culto, fue el que consiguió con el apoyo de los miembros de la Unión Cooperativa Panadera que el descanso dominical llegase a los panaderos, al igual que como teniente-alcalde creo el denominado “¡Día de Jauja!” Donde los niños disfrutaron con todo para ellos gratis un día de toda feria alhameña.

Manuel Vinuesa, cuando el camino se hace con ilusión y esperanza (I)

Cuando, cumplidos sus días -varios miles menos de los que todos hubiésemos deseado que viviese- , Manuel, que amaba, sí amaba de querer, apreciar, prendarse, cortejar,… nuestra Alhama, decidió -lógicamente en primer lugar por convicciones espirituales- la fórmula más rápida e irreversible de que se fundiese su ser material con esta tierra, pero consiguiendo, sin buscarlo, que esa unión que se extenderá hasta el final de los siglos no fuese como la que le sucedió a Virata que, al paso de algún tiempo, quedó en el olvido de los hombres para siempre.

La imagen alhameña de la Virgen del Carmen (y II)

Cuenta la leyenda que un caluroso día del mes de julio de 1655, exhaustos, tres carmelitas, procedentes de Granada, subían la cuesta de Cacín camino de Alhama, apareciéndoseles un anciano vestido de manto blanco y túnica parda, con crecida barba blanca, el que les hizo pasar a su choza y aliviar sed y hambre, hasta que se quedaron dormidos.

La imagen alhameña de la Virgen del Carmen (I)

Alhama, la inmensa mayoría de los alhameños, a lo largo de los siglos, junto con su primera gran devoción a su Patrona, la Virgen de las Angustias, le ha tenido también especial devoción a la del Carmen, así como a la del Rosario. La mayoría no sabe la historia de la actual imagen del Carmen, así como del Crucifijo que preside el templo del Carmen, lo que en estas fechas de conmemoraciones religiosas y populares en honor de esta Virgen es oportuno narrar lo que sabemos al respecto.

Don Pedro Ortiz, alhameño figura de la psiquiatría internacional

Repito, hay que hacerlo, al menos de generación en generación, puede que esta sea la última que me toque a mí, pero nos seguirán, seguro, otros, al menos de década en década, porque los hijos y personas ilustres, que nos dieron lustre y prestigio, nunca deben desaparecer en el olvido.

José Luis de Mena, el singular alhameño que lo fue por amor

“¿Cuál es el juicio que tiene sobre Alhama el forastero? ¿Cómo piensa de la ciudad? ¿Qué opina de ella, de su paisaje, de sus gentes…? Uno, que es medio alhameño y otro tanto de fuera; uno, que ha vivido varios años la vida de Alhama y de sus moradores; uno, que ha conversado con los extraños acerca de esta ciudad, de sus costumbres, de su cultura, de su Historia, es quien se atreve a dar un juicio lo más exacto posible de la opinión que de Alhama tiene la gente que la visitó.

“Azul paraíso”

Entró el verano de 2022, sí a las 11,10 horas, y en el 21 de junio como nos tenían enseñados y acostumbrados desde nuestra niñez. 

“Días de lluvia y muerte”

“En ocasiones abrir a todos lo intimo, lo que guardamos en lo mejor de nuestro corazón, no es más que renovar un viejo e imperecedero amor”.

“La reclamación de Judas”

Todos tenemos una queja o duda a exponer a Dios.