La premonición de que Alhama traería la ruina de Granada



 Sí, moros viejos y alfaquíes presagiaron que, la perdida de Alhama por los musulmanes, traería la ruina total del hermoso reino de Granada:

Los moros de Granada en el tiempo de la conquista de Alhama


Porque los oigan los moros, los de la vega y Granada

María de Alhama, la Fátima musulmana que se hizo cristiana



 “…La respuesta que me han dado / es que mi hija es cristina / y por nombre le habían puesto / doña María de Alhama. / El nombre que ella tenía / mora Fátima se llama”.

El dios Marte en el ¡Ay de mi Alhama!



 “Los moros, que el son oyeron / que al sangriento Marte llama / uno a uno y dos a dos juntado se ha gran batalla / -¡Ay de mi Alhama!"

“El mensajero” en el “¡Ay de mi Alhama!” y las albricias


  Sí, “las cartas echó al fuego y al mensajero matara”. Naturalmente las cartas venidas de que Alhama era ganada por los cristianos nada habían de agradar a Muley Hacén, pero la vieja injusticia de despreciar y hasta dar muerte a quien traía las malas noticias quedó consagrada por los siglos junto con la pérdida de Alhama por los musulmanes, más en la leyenda que en la historia, en el maravilloso romance. Mientras que los portadores de buenas nuevas, como el mensajero Alfonso Muñiz que portó la buena nueva de la conquista de Alhama a Sevilla, eran tan gratamente agasajados, recibiendo tan importantes gratificaciones, “albricias”.

Andrés Navagero: “Alhama donde hay hermosísimos y saludables baños”


 El culto e ilustre personaje Andrés Navagero, hábil político y embajador de la Serenísima República de Venecia, que vivió en Granada en 1526, hubo de visitar Alhama, de la que habla en sus escritos destacándola por sus hermosos y saludables baños.

Jerónimo Münzer, quien destacó a Alhama ante los Reyes Católicos


 
 Jerónimo Münzer fue un ilustre viajero alemán, médico y científico renombrado, acaudalado, que fue recibido por los Reyes Católicos en su viaje por la Península Ibérica a finales del siglo XV, teniendo un especial recuerdo para la Alhama que visitó en octubre de 1494 cuando les sintetizó su viaje a los monarcas.

Abd Al-Basit, Alhama como uno de los lugares más amenos y bellos

 

 El viajero y médico egipcio Abd al-Basit, que llegó a Alhama a finales de 1465, dejó escrito de la misma que era “uno de los países (lugares) más amenos y bellos”, lo que, una vez más, y estamos a la altura del siglo XV, nuestro pueblo atraía y agrada a cuantos a él llegaban.

Ibn Battuta, "el viajero" que visitó Alhama tras recorrer ciento diez mil kilómetros



 Viajó durante veinticinco años y recorrió unos ciento diez mil kilómetros. Desde Fez, antes de retirarse definitivamente a su Tánger natal, visito Alhama, en el año 1349, hablando de los Baños y una mezquita muy bien situada y construida.