Alhama, embrujo poético

    Publicidad

    Final publicidad



    Alhama es una ciudad retraída a precisos límites y calculada soledad, desnuda de moros y anécdota épica, llena sólo del fulgor permanente de su propia hermosura, lúcida y preciosamente degustada para el poeta. La poesía y el misterio se nutren en esa tierra y al mismo tiempo trascienden al mundo, se universalizan.

    María Jesús Pérez Ortiz
    Filóloga, catedrática y escritora

     ¡Qué fácil resulta escribir con el amor surgido de la memoria de la melancolía! Sólo a partir de este fundamental conocimiento del secreto poético de Alhama, con su esencial aspiración a lo universal, se puede entender que de su tierra germinara como las plantas, esa pléyade de hombres ilustres que han sabido proyectar lo local a lo universal. Los sucesos reales junto a los ingredientes ambientales de carácter, costumbres y habla, y ese orientalismo tradicionalmente sentido como alhameño, son reelaborados de tal modo que de Alhama dieron, más que su historia su intrahistoria, es decir, lo hondamente permanente, aquello que revela la vinculación alhameña con Andalucía, España y, en definitiva, con el mundo.

    La lección primaria que un poeta puede recibir de Alhama es su luz, irradiando una hermosura que, casi imperiosamente, determina la urgencia de crear belleza

     Mirar, mirar la belleza de Alhama, desde una ventana o en melancólicos paseos solitarios, catando músicas, aguas, atardeceres para regresar con el alma florecida de ese verdor que la ciudad vierte en los aires, tejados y campanarios de sus iglesias. Encanto para los ojos y sutilezas para el alma.
     
     Ciudad donde se duerme con esos inefables silencios en los que sólo canta el paisaje. Del monte nacen cascadas infinitas que se precipitan sobre la ciudad. Y el aire de la sierra baja llevándose las eternas sinfonías de las campanas de la iglesia.

     Estas melancólicas memorias me provocan como un caleidoscopio musical que mostrase todo el estímulo sensorial que provoca el paisaje alhameño. Aires, aguas, sonidos y luces de Alhama. Es el esquema ético y estético de la ciudad. Faz moral de un pueblo a través de su naturaleza. Remolino de cuestas y calles estrechas que evocan con su embrujo tiempos lejanos, extraños senderos de misterio. Por estas callejas se vislumbran cerros dorados, murallas árabes. Todo ello lleva a la calificación de una Alhama llena de evocaciones orientales y gitanas, seductora y pasional. Escenarios legendarios donde el agua canta el embrujo misterioso de un dramático atardecer. Alhama sometida al nocturno imperio del duende que se expresa con guitarras, y desesperados cantes.

     Calles silenciosas con hierbas, con casas de hermosas portadas, de salas con grandes sillones y urnas con vírgenes de lánguida mirada que contemplan extáticas el lento e incesante chisporrotear de una palmatoria, casas en que vivieron gentes de rancio abolengo, de rejas engalanadas, de cornucopias, de pianos que sonaban al atardecer, de amplios salones húmedos con olor a cuarto cerrado y a mantones de manila.

     Para la melancolía el atardecer eterno de Alhama, definitivo matiz sentimental que crea el poeta en los momentos finales. Es el adiós a todo un mundo añejo, a un diminuto orbe alhameño de vitrinas con abanicos e imágenes de elegante religiosidad sobre consolas que encierran olorosa ropa blanca. Cae el día y todo ello con él. Se ha levantado aire, hay una dulce penumbra de atardecer. Y esto es Alhama para mí, un recuerdo de emociones pasadas. Una armonía de viejas emociones. Melancolía.

    Foto: Jorge Velaco.
    Plaza de los Presos de Alhama, vista nocturna.



    Abajo puedes dejar tus comentarios. Gracias por darle al -Me gusta- y compartir este artículo en tus redes sociales:

    Envíar por WhatsApp Telegram (sólo móviles)

    -

    Publicidad

    Final publicidad


    Una sección de María Jesús Pérez Ortiz
    Filóloga, catedrática y escritora.

     
      Contactar con María Jesús Pérez Ortiz 

    También te puede interesar de María Jesús...

    - Pregón de las fiestas de Ventas de Huelma, 27 de julio de 2017.

    > Previa   *   > Presentación.

    Feria del libro de Málaga 2018

    Los días 28 y 29 de abril de 2018, en la Feria del Libro de Málaga, María Jesús estuvo firmando ejemplares de su libro; “Antonio Montiel, el pintor del alma”, en la caseta de Arguval, su editora. Según palabras de la propia María Jesús, “Quedo muy agradecida por el cariño recibido, me he sentido muy arropada”, ya que el libro ha sido muy bien acogido. Le manifestamos desde aquí nuestra enhorabuena.
    >>> Los interesados lo puede adquirir online aquí.

     
    JUANITA REINA. Un estilo, una época

    De María Jesús Pérez Ortiz.

    Juanita Reina no era solo una tonadillera, sino una verdadera actriz dramática. Su voz, su ademán y sus dotes expresivas hicieron que la copla, la tonadilla, cobraran un lucimiento total. Todo ello estaba en los duendes de sus manos, de sus pies y de sus labios. Su garganta parecía temblar cuando subía al escenario a expresar, a sentir, cada hermosa canción. Juanita Reina incorpora al folclore español una personalidad y un estilo irrepetibles
    .
    >>> Lo puedes comprar aquí.

     
    © 2021 Alhama Comunicación (alhama.com). All Rights Reserved.