Entre diez y quince familias se necesitan para completar el acogimiento de niños saharauis

    Publicidad

    Final publicidad

    b_580_900_16777215_10_images_stories_noticias_2018_saharauis_02052018_1.jpg

    Ciento veinte son los que llegarán a Granada para los meses de julio y agosto, de entre 8 y 12 años.


     Maribel Cáceres, coordinadora de las comarcas de Alhama y Loja, y Agustín Jiménez, coordinador provincial de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui se desplazaron a Alhama el pasado miércoles 2 de mayo, como se había anunciado previamente, para informar y tratar de buscar familias de acogida para el programa Vacaciones en Paz 2018, proyecto destinado a que un grupo de niños saharauis de entre 8 y 12 años, aproximadamente, pasen dos meses de verano en nuestros pueblos.

     No tuvo mucho poder de convocatoria la llamada realizada, y no fueron tampoco muchas personas las que se interesaron por el tema, pero sí fue muy interesante todo lo que se informó en la reunión, así como conocer de primera mano las circunstancias de estos chavales y sus familias relegados a vivir de forma nómada en el desierto y carentes prácticamente de todo, tras los 43 años que dura el conflicto y que ni la propia ONU ha conseguido buscar una salida en todo este tiempo.

     Los chavales que llegarán a Granada son 120, de los cuales ya están todos prácticamente acogidos, pero faltan entre 10 y 15 por ubicar en familias que estén dispuestas a ello, de las que no se pretende otra cosa que sigan haciendo su vida normal, sin que esto le suponga hacer nada extraordinario, ni habilitar nada al espacio que tengan, solamente integrarlos dentro del grupo familiar, y tratarlos como uno más, durante estos dos meses.

    Niños normales, sanos y sin problemas


     Los niños de acogida (aunque la asociación no quiere utilizar esta palabra, pero así nos entendemos) son chavales normales, que para poder venir han tenido que cumplir una serie de requisitos sociales, como estar escolarizados y cumplir con los deberes y tareas escolares, estar sanos, etc., y se han educado en el total respeto a los mayores, pero son niños.

    b_580_900_16777215_10_images_stories_noticias_2018_saharauis_02052018_2.jpg

    Requisitos de los que acogen

     Los únicos requisitos para solicitar a uno de estos chavales es ser mayor de 18 y menor de 65 años, y no importa si se es soltero, casado, viudo, etc., etc., siempre y cuando no se haya estado o se esté incurso en alguna denuncia o proceso por algún tipo de maltrato o abuso.
     
     Si alguien está interesado puede dirigirse a Mari Carmen Arrabal ya que ella, en su predisposición colaboradora de las ONG’s de las que participa o colabora, se quedó con la documentación necesaria al efecto, al tiempo que podrá transmitir la información que los asistentes recogimos en esta charla informativa.

    Vendrán niños con discapacidad

     También el programa de ese año contempla traer a niños con discapacidad, pero estos no se entregarán a personas o familias, vendrán directamente a un centro especializado de Loja, donde se les tratará de lo que necesiten y se les ayudará en las necesidades especiales que requiera cada caso.

    Acoge una sonrisa, comparte una ilusión

    b_580_900_16777215_10_images_stories_noticias_2018_acoge_una_sonrisa_02052018_1.jpg

    Se buscan familias para el Programa Vacaciones en Paz, que consiste en la acogida durante el verano de niños y niñas saharauis

    b_580_900_16777215_10_images_stories_noticias_2018_acoge_una_sonrisa_02052018_2.jpg

      La Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui busca familias de acogida para el programa Vacaciones en Paz 2018. Este proyecto facilita que un grupo de niños saharauis de entre 9 y 12 años pasen los meses de verano en nuestra ciudad.

     El programa crea fuertes vínculos entre las familias españolas de acogida y los niños y sus familias saharauis. Para los pequeños, es la única oportunidad de escapar de un entorno durísimo, el desierto, durante los meses estivales, en los que las temperaturas superan diariamente los 50º C.

      Durante su estancia en nuestro país, los niños saharauis pasan diferentes revisiones médicas para detectar algún posible problema de salud, gracias al apoyo de varias entidades. Además, viviendo con las familias completan con verdura, carne o pescado su dieta, que en los campamentos es normalmente insuficiente, aprenden nuestro idioma, conocen nuestra cultura y nos enseñan mucho sobre la suya y sus valores.





    Abajo puedes dejar tus comentarios. Gracias por darle al -Me gusta- y compartir este artículo en tus redes sociales:

    Envíar por WhatsApp Telegram (sólo móviles)
    Artículo escrito por Juan Cabezas.
    Puedes contactar con Juan desde aquí.
    TODOS SUS ARTÍCULOS, y las últimas publicaciones de Juan Cabezas:

    Publicidad

    Final publicidad

    © 2017 Alhama Comunicación (alhama.com). All Rights Reserved.