La igualdad salarial y las pensiones

    Publicidad

    Final publicidad

     ¿Desde cuándo es el sexo el determinante para el cálculo de una pensión? Toda la vida había pensado que era el régimen en el que se cotiza y la base sobre la que "religiosamente" (te descuenta o ingresas en el organismo correspondiente) hasta que el 20 de febrero en la página 29 del DIARI (La otra casta de Rosa Belmonte) afirma: "Tenemos que trabajar 79 días más... o hacerlo durante 11 años más que un hombre".

     Es el eterno problema de la estadística, durante medio siglo me he cansado de decir que nadie tiene que trabajar por mí bien ganada jubilación (diariamente pagada y nunca recuperaré lo que me descontaron).

     Si la gente envidia a otros por lo que cobran, pues eso: que se lo hagan mirar; pues también deberían de "entregar en caja" exactamente lo mismo que esos otros "entregaron mientras estaban en activo" en lugar de utilizar estos requiebros o liberalidades periodísticas o, las más peligrosas aún, afirmaciones demagógicas y populistas.

     La discriminación real viene por parte del político de turno que decide, unilateralmente, "rebajar las pensiones más altas" (que esos beneficiaros sufragaron: no los políticos que, en todo caso, "sisaron" y a la hora de la verdad podan a los que más cotizaron en pro de satisfacer a los que menos lo hicieron).Por favor, seamos serios.

     Una pensión basada en lo cotizado no es una dádiva, ni del Estado, ni del político o partido de turno. El problema siempre es el mismo, cotizar lo mínimo y al llegar la hora de la verdad, cobrar el máximo. Eso es simple y llanamente corrupción y/o confiscación de unos derechos que otros han generado y no debiéramos confundir a la ciudadanía con maniqueos enfrentamientos entre sexos cuando la realidad es bien diferente.

     Los que se quejan, pues eso: SIMPLEMENTE pidan aumentar la base y entreguen aquello que les corresponda. Es ni más ni menos como un seguro. ¿Me podrán pagar por un Rolls Royce cuando me accidente si en realidad he contratado un Seat 600? Seguro que este ejemplo todo el mundo lo entiende. Pues lo mismo pasa con las pensiones. No hay sexo, hay bases e ingresos y según eso se te calculará, en su momento, el monto de tu pensión: si cotizas por 10, recibirás por 10. Pero tu vecina ha decidido que ella lo hará por 40, lógicamente cobrará por ese equivalente. ¿Entonces dónde está la tan cacareada y feminista discriminación?

    Cordiales saludos de Juan Franco Crespo.

    Abajo puedes dejar tus comentarios. Gracias por darle al -Me gusta- y compartir este artículo en tus redes sociales:

    Envíar por WhatsApp Telegram (sólo móviles)

    Publicidad

    Final publicidad

    © 2019 Alhama Comunicación (alhama.com). All Rights Reserved.