Játar



    Lo confesamos: nos encantan las fotos antiguas. Por lo que tienen de historia, por lo que supone emocionalmente para una persona encontrarse con imágenes que ni siquiera sabían que existían, con fotos de seres queridos cuyo recuerdo se esconde en lo más remoto de la memoria,... en definitiva, porque forman parte de nosotros.



    La surgencia de Linarejos es uno de los espectáculos con los que la Madre Naturaleza siempre nos soprenderá. En estos días, mientras las lluvias ocasionan daños profundos en pueblos, campos y vías de comunicación, en las proximidades de Játar se repite este fenómeno al que hay que estar muy atento para poder disfrutarlo. Sólo se produce con las intensas lluvias y su duración es efímera, salvo como en estas jornadas, cuando las precipitaciones han sido muy abundantes.