Enrique Ángel Martín Puerta, párroco de Alhama, celebró sus 25 años de sacerdote

    Publicidad

    Final publicidad



     Con una eucaristía solemne celebró el párroco de Alhama de Granada los 25 años de su consagración como sacerdote.



     En la Parroquia de Nuestra Señora de la Encarnación el pasado domingo 16 de agosto Enrique recordó ese día especialísimo, 15 de agosto de 1990, en el que dijo sí a su vocación y se consagró como sacerdote.

     En la eucaristía estuvo acompañado del coadjutor de Alhama, Víctor Manuel Valero Mesa, así como de otros sacerdotes que quisieron acompañar a Enrique en esa celebración tan especial.

     Recordó el párroco de Alhama todos los pueblos en los que había ejercido el sacerdocio antes de llegar a Alhama y, sobre todo, recalcó la importancia que para él supone el sacerdocio, ya que sin curas no habría ni eucaristía ni sacramentos.

     Durante toda la misa, que fue cantada en todas sus partes, fue visible la emoción que Enrique experimentaba por celebrar esas bodas de plata de sacerdocio y por verse rodeado y arropado por multitud de amigos que quisieron compartir con él esos momentos tan especiales y significativos.

     Cabe destacar también la especial aportación de la soprano alhameña Isabel Guerrero Martínez, que desde el púlpito elevó sus plegarias cantadas de una manera extraordinaria, con su voz privilegiada y su exquisita sensibilidad.

     Terminada la ceremonia religiosa algunos fieles le obsequiaron con una placa conmemorativa, así como el alcalde de Alhama que le hizo entrega de un detalle, para después, amigos y acompañantes, compartir un refrigerio preparado para esta celebración.

     

    Palabras de Enrique Ángel Martín Puerta

     El día 15 de Agosto se cumplieron 25 años de mi ordenación sacerdotal. Con este motivo le he querido dar gracias a Dios porque ha sido él quien me ha llamado y me ha mantenido durante todo este tiempo al servicio de su Iglesia celebrando los sacramentos, predicando la palabra y llevando a todos el consuelo de la fe.

     Me vienen muchos recuerdos a la mente. Porque me costó mucho decidirme a dar el paso de entrar al seminario. Yo me sentía muy poca cosa, alguien incapaz de representar a Jesucristo en medio de la comunidad cristiana, un pobre pecador que no tenía nada que aportar a la vida de la Iglesia. Pero Dios se empeñó conmigo y no pude resistirme. Así fue cómo en el año 1983 entré en el seminario mayor de Granada para comenzar mi preparación al sacerdocio.

     La vida del seminario fue dura, hubo momentos en los que pensaba que no era eso lo que Dios quería de mí, pasé por momentos de crisis que fui superando. Allí tuve siempre un gran apoyo en la persona de Don Eutimio, un sacerdote operario que murió hace ya unos años y al que considero como un padre espiritual para mí. A él, entre otros, le debo mi sacerdocio.

     El 15 de Agosto de 1990 llegó el momento que tanto había esperado. Recibí la ordenación sacerdotal y cada instante de aquella celebración quedó marcado en mi memoria. Al salir de la catedral ya era sacerdote. El 17 celebré mi primera misa en la parroquia de Dúrcal acompañado por mi familia y por una multitud de amigos.

     El Señor me ha llevado a ejercer mi ministerio sacerdotal por distintos lugares de la diócesis.

     Comencé siendo coadjutor de mi propio pueblo, Dúrcal, durante un año y atendí también las parroquias de Nigüelas, Acequias y Murchas. Después fui destinado a Otívar, Jete y Lentegí, durante los años 1991 a 1998. En 1998 me destinaron a las parroquias de Alomartes, Tocón y Brácana hasta 2003. En 2003 atendí la parroquia del Espíritu Santo en Granada durante los meses de Mayo a Agosto y el 14 de septiembre de 2003 comencé una nueva etapa en los pueblos de Pinos del Valle, Restábal, Béznar e Ízbor. Más tarde en 2009 me añadieron las parroquias de Talará, Chite y Mondújar. En Septiembre de 2010 me destinaron a Alhama donde actualmente sigo ejerciendo mi sacerdocio.

     Todo este tiempo, con sus luces y sus sombras ha sido para mí una experiencia de la cercanía del Señor que me va formando como persona y como sacerdote con su extraordinaria pedagogía. Por eso le doy gracias a Dios por todo lo que ha hecho por mí en estos años.

    Enrique A. Martín Puerta. Párroco de Alhama.

     

    Imágenes de la ceremonia















































    Redacción gráfica: Pablo Ruiz


    Abajo puedes dejar tus comentarios. Gracias por darle al -Me gusta- y compartir este artículo en tus redes sociales:

    Envíar por WhatsApp Telegram (sólo móviles)

    Puedes contactar con Antonio desde aquí.
    TODOS SUS ARTÍCULOS, y las últimas publicaciones de Antonio Gordo:

    -

    Publicidad

    Final publicidad


    Exaltaciones de la Virgen
    *
    2021- XVIII - 
    2020 - No se hace por la cuarentena del coronavirus
    2019 - XVII - Juan Manuel Castro Sánchez. 5/4/2019
    2018 - XVI - Pilar Espejo Calvo. 16/3/2018
    2017 - XV - Mari Carmen Martínez Jiménez. 31/3/2017
    2016 - XIV - Antonio Robles Ordóñez. 11/3/2016
    2015 - XIII - Miguel Martín Ruiz. 2015
    2014 - XII - Francisco Palacios Rodríguez. 4/4/2014
    2013 - XI - Sor Clara Vinuesa, por las Hnas. Clarisas. 2013
    2012 - X - Luis Hinojosa Delgado. 2012
    2011 - IX - Marina Arrebola Altea. 2011
    2010 - VIII - Antonia Calvo Moles. 2010
    2009 - VII - Antonio Ramos Espejo. 2009
    2008 - VI - Antonio Larios Ramos. 2008
    2007 - V - Chencha Serrano del Pino. 2007
    2006 - IV - Manuel Juan García Ruiz. 2006
    2005 - III - Juan Castro Valladares. Marzo/2005
    2004 - II - Juan Aniceto Sánchez Raya. 2004
    2003 - I - Andrés García Maldonado. 2003

     
    Horario de las Clarisas

    Monasterio de la Inmaculada
    C/ San Diego, 22
    18120 Alhama de Granada (Granada)
    Teléfono: 958 350 207

     

     
    Himno de la Virgen de las Angustias de Alhama



    Al despertar, la primavera
    vengo a tus plantas, madre querida
    a consolar, tus penas si pudiera
    con el aliento, de mi fe dormida.

    Llena mi alma, con la ilusión
    que mi cariño no quede solo en flores,
    iluminando tú mi corazón 
    en el amor, amor de los amores.

    Caminaré, junto a tu lado
    con la ilusión, de hijo que no olvida
    el sacrificio, del tuyo consumado
    que nos ofrece, esperanza y vida.

    Reina del Cielo, vida y dulzura
    amparo, guía, salud del pescador
    que por la gracia, que en ti perdura
    nunca me aparte de mi Señor.

    Bajo tu manto, quiero vivir
    y en un abrazo, tuyo morir
    bajo tu manto, quiero vivir 
    y en un abrazo, tuyo morir

    Salve, salve, madre de amor
    virgen querida ruega por nos
    salve, salve, madre de amor
    aquí te dejo mi corazón

    Bajo tu manto, quiero vivir
    y en un abrazo, tuyo morir
    bajo tu manto, quiero vivir 
    y en un abrazo, tuyo morir

    Al despertar, la primavera
    vengo a tus plantas, madre querida
    a consolar, tus penas si pudiera
    con el aliento, de mi fe dormida.

    Llena mi alma, con la ilusión
    que mi cariño no quede solo en flores,
    iluminando tú mi corazón 
    en el amor, amor de los amores
    Amores.

    Aquí lo puedes escuchar