Tipos curiosos de Santeña; ‘Cascanuez‘ y la misa

    Publicidad

    Final publicidad

    b_580_900_16777215_10_images_stories_noticias_2015_memorias_misa.jpg

     Como en los tiempos de que hablamos el que tenía cabra bebía leche y el que no se quedaba con la gana, mucha gente tenía una y algunos dos o más.

     Lo mismo ocurría con el cerdo; pero aquí el número de los que podían costearlo bajaba considerablemente. El cerdo sólo daba fruto una vez sacrificado y había que sacrificarse bastante hasta llevarlo al matadero. De la guarda de estos preciados animales se ocupaban, ocasionalmente, los mismos dueños pues siempre había chiquillos en la familia y a éstos se les encomendaba la tarea, con detrimento, claro está, de su formación escolar. Porque ir a la escuela entonces no sólo no se consideraba una prioridad, sino que, para la mayoría de las familias, era un lujo fuera de su alcance, y así, desde que los pequeños podían valerse, ya estaban en esos campos de Dios guardando bichos propios o ajenos y haciendo tareas de adulto.

     No obstante, el grueso de los paisanos confiaba la guarda de su cabra y de su cerdo a los concejiles municipales. Éstos, cada mañana, se paseaban por las calles soplando la cuerna para que la gente les echara sus animales que ellos, tras una breve parada en el río, llevaban al campo en busca de pastos. Volvían por la tarde y era un espectáculo verlos bajar al río en una nube de polvo, berreando o gruñendo, y salir luego disparados cada uno en busca de su casa, ansiosos por hincar el diente al pienso que les esperaba. Los niños, en más de una ocasión, cuando veíamos las hinchadas ubres de las cabras arrastrando por el suelo, sujetábamos al animal entre cuatro o cinco y chupábamos la rica leche de aquellos pezones curtidos y llenos de polvo. Otras veces nos subíamos a lomos de los cerdos o de los machos cabríos, (éstos últimos casi siempre con el delantalito de esparto que les hacía de cinturón de castidad), que olían espantosamente, hasta que nos hacían aterrizar en los chinarros del barranco o de las calles, contrariados por la vejación de que eran objeto.

     Uno de los concejiles más famosos, tanto por el celo que siempre mostró en su oficio como por los muchos años que tuvo a su cargo el ganado de Santeña, fue Cascanuez. Era una persona sencilla, excesivamente ingenua y dedicado con devoción a su trabajo. Delgado como una figura del Greco, la piel arrugada y curtida de soles y fríos, las manos huesudas y algo deformes, con sus ciñeras de piel de oveja, cayado en mano, la honda a la cintura, la ‘bolsaca’ al hombro y la gorra o el sombrero -según estación- calado hasta las orejas, cada mañana se le veía recorrer las calles de Santeña tocando su dorada cuerna y arreando las cabras y las ovejas encantadas de dejar la estrecha prisión doméstica por el aire puro y la libertad. Como buen pastor que era, las conocía perfectamente y las trataba con verdadero afecto, dirigiéndose a ellas como a personas a tal punto que, a veces, resultaba difícil saber de quién estaba hablando. Cuando alguien del pueblo le preguntaba por la chota, el borrego o la cabra de su propiedad, jamás contestaba él de manera directa; al contrario, le gustaba enfatizar y dar rodeos para hacer creer al dueño que el bicho en cuestión resultaba en cierto modo problemático.

    ––“Manuel, ¿y la cabrilla, cómo va?”
    ––“Pues ¿qué quiés que te diga? A tu cabrilla le pasa como a la cabrilla de Luterio (un vecino), que come y no come, que echa leche y no echa”.
    Semejante respuesta no podía no desconcertar; pero nada se conseguía pidiendo una aclaración, pues Cascanuez volvía a repetir las mismas palabras y, encima, casi se molestaba de que no lo entendieran.

     Una mañana que, como de costumbre, tenía reunido el ganado junto al río, a punto de salir ya para el campo, observó que le faltaban las cabras de Enriqueta. Casualmente, ese día era domingo y Enriqueta, al irse a misa, se había olvidado de las cabras. Subió Cascanuez la cuesta del río refunfuñando y se dirigió a casa de la señora, pero halló la puerta cerrada. Preguntó a las vecinas y alguna le dijo que estaba en misa. Inmediatamente se fue para la iglesia y llegó en el momento preciso en que el sacerdote elevaba la sagrada hostia y, en el silencio reinante, sólo se oía el agudo tintineo de la campanilla. Él, que no entendía de misas ni de momentos solemnes de nada, entró como Pedro por su casa y avanzó por el pasillo central; luego, con su voz de flauta desafinada, se dirigió a los concurrentes y, de la manera más natural, dijo:

    b_580_900_16777215_10_images_stories_noticias_2015_memorias_misa.jpg
    Dios guarde a ostés. ¿Está por aquí la mujer de ‘regorio? Que con la leche de la misa, se l’ha orviao echar las cabras.
     
    ––”Dios guarde a ostés. ¿Está por aquí la mujer de ‘regorio? Que con la leche de la misa se le ha orviao echar las cabras”.
    Lo que siguió es fácil de imaginar. La gente, que en aquel momento inclinaba la cabeza en señal de adoración, ante lo inesperado del caso, quedó perpleja no sabiendo si reír o jalear al intruso para que saliera a escape. De igual modo, el cura, que por entonces todavía decía la misa de espaldas a los fieles, una vez depositada la forma sobre el altar, se volvió, no menos sorprendido, para increpar al irreverente concejil, pero no pudo hacerlo pues aquel hombre era limpio de corazón, y ellos, dice el evangelio, verán a Dios.


    Abajo puedes dejar tus comentarios. Gracias por darle al -Me gusta- y compartir este artículo en tus redes sociales:

    Envíar por WhatsApp Telegram (sólo móviles)
    Artículo escrito por Antonio Robles Ordóñez.
    TODOS SUS ARTÍCULOS, y las últimas publicaciones de Antonio Robles:

    Publicidad

    Final publicidad


    Relación de 'Memorias' publicadas.

      Autor: Antonio Robles Ordóñez es natural de Santa Cruz del Comercio (Granada). Es licenciado en Filosofía por la Universidad Católica de Paris (Institut Catholique) y diplomado en Langue et Littérature Françaises por la Universidad Civil de Paris; es diplomado en Teología por la Facultad de Teología de Granada y licenciado en Filología Inglesa por la Universidad de Granada. Ha cursado estudios de piano, armonía y canto en los conservatorios superiores de Granada y Córdoba así como Ritmo y Modalidad Gregorianas en la Escuela Superior de Música Sagrada de Madrid. Ha dedicado su vida profesional a la Enseñanza Media como Catedrático de Instituto, y su tiempo libre a escribir, a la música y al teatro. Ha publicado Memorias de Santeña (2009) -que va por su segunda edición-, y Diez obras dramáticas (2012). Alguna de estas obras ha sido representada con notable éxito de público y crítica. Su afición por el teatro le viene de sus años de estudiante, afición que ha cultivado realizando diversos cursos de arte dramático, y que ha tratado de impulsar en los centros docentes por donde ha pasado. En la actualidad dirige la Compañía de teatro clásico Mira de Amescua en Granada, y la Agrupación Teatral Santeña, esta última vinculada a su localidad natal.  
    © 2019 Alhama Comunicación (alhama.com). All Rights Reserved.