Entre dehesas y bosques

    Publicidad

    Final publicidad

     

      Ya, con este, son cuatro años que nuestro  club senderista participa en el programa de Diputación “Caminando por los senderos de Granada”. Si el año pasado caminábamos en el mismo conmemorando el año internacional del senderismo europeo, el  Eurorando 2011, este vamos a conocer con dos rutas concedidas la zona del Altiplano Sur Granadino, concretamente las tierras del Rio Fardes y del Marquesado del Zenete.

      

     Unas zonas de tremendas altiplanicies a unos 1.000 metros de altura media sobre el nivel del mar, la parte central de esta zona está ocupada por una gran llanura rodeada por las Sierras de Castril, La Sagra, la de Baza y la sierra de Orce. Desde sus tierras se pueden divisar las nieves de Sierra Nevada a tiro de piedra destacando entre todas las cumbres visibles la del Picón de Jérez de 3.090 metros los Morrones una cuerda montañosa de 2.700 metros de altitud y el puerto de la Ragua de 2.000 metros.

     Toda esta zona es una delicia paisajística, a la que nos dirigimos el pasado domingo día 8 de abril Domingo de Resurrección semana santero.

     Salimos de Alhama a las 7 y 12 minutos, de la mañana, parando a la altura de Chauchina para recoger a nuestros guías y monitores, pertenecientes a la peña senderista “Las Botas”, de Chauchina, además de a dos de nuestros socios que esperaban en el mismo sitio.

     Todos, embarcados pusimos rumbo hacia el pueblo de Jérez del Marquesado, donde a eso de las nueve de la mañana llegamos, dejándonos el bus en el parque “del avión”, donde tomamos un opíparo desayuno ya que nos esperaban algunos kilómetros en esta jornada.

     Este pueblo es un antiguo foco minero donde había minas de cobre, muy cercanas a las de la Calahonda, estas minas están abandonadas desde los años cincuenta del pasado siglo, según nos explicó nuestro monitor acompañante José Antonio que haciendo las veces de guía centro, también las hizo de autentico “cicerone”, explicando al grupo todo lo más interesante que nos íbamos encontrando a lo largo de la ruta.

     Tras abandonar el caserio de Jerez, atravesamos el arroyuelo de Bernalillo, tomando la dirección de la cuesta de cortijo de los Melchores, ascendiendo lentamente hasta un mirador ubicado a poco menos de un kilometro del pueblo, frente a él y con el fondo de las montañas aun con mucha nieve comenzó el espectáculo.

     Amenizado en la distancia con una traca cohetera sobre los tejados lejanos de Jérez, anunciando seguro la procesión de esa mañana de domingo de Resurrección, con el fondo hacia el Sur de la cadena de los Morrones, la Ragua, los inmensos pinares del barranco de la Tizná y un poco más a la izquierda de este, el tremendo barranco del rio Alhorí, y con el recorte en el cielo azul de esa mañana del Picón de Jerez, y eso solo a un kilómetro de la salida.

     El camino que nos lleva, en un trecho corto más adelante cambia de orientación hacia el oeste, donde el grupo comienzo la tremenda, “la puñetera”, la increíble pendiente de la cuesta de la Cañada Real de la Cuerdala, que de los 1.200 te sube a los 1.700 en apenas tres kilómetros, o sea una tremenda barbaridad, para calentar los músculos aun fríos en esta
    mañana.

     El premio, un descanso allí arriba, y que esta era, según nuestro guía de cabeza Arturo, quizá la cuesta más dura de todo el recorrido, atrás y lentamente el grupo fue poco a poco separándose, pero los guías de cola donde se encontraba nuestro otro acompañante, Paco, fueron con paciencia subiendo a los más rezagados... “es que la cuestecita no era para menos”.

     Una vez reagrupados y tomado algo solido, seguimos, ya en dirección hacia el pueblo de Lugros, que se veía a lo lejos en medio de una imponente llanura.

     José Antonio, nos paro en un recodo del camino para observar con más tranquilidad el paisaje que ya se iba dibujando por estos “lares”, la cubierta vegetal cambia del pinar a unas inmensas dehesas de encinas que se pierden a la vista, esta es tierra de ganaderos, a partir de esta bajada los cortijos se transforman en corrales de ganado, hechos con piedra y con sus tejados de teja roja.

     El ganado vacuno ocupaba todos los rincones del paisaje, vacas, vacas y más vacas, por estos parajes, nos comentaba Paco que el torero llamado “el Juli”, tiene una finca de reses bravas.

     En el final del camino forestal que seguíamos hicimos un descanso algo más largo, donde tomamos fuerzas para proseguir.

     El camino, tras esta fugaz comida, era una “verea”, en bajada entre matorral y encinas, poco a poco fuimos descendiendo hasta cruzar esta dehesa, llamada “del Almirez”, para proseguir por el Cordel de Jerez del Marquesado, antigua vía que unía a este pueblo con el de Lugros que ya
    estaba bastante cerca.

     Entramos en su caserío, donde admiramos las casas construidas con piedra, de curiosas fachadas, pueblo tranquilo y ganadero, había establos por doquier con una enormes y bien alimentadas vacas que nos miraban a nuestro paso sin mostrar el más mínimo sobresalto, que animales más tranquilos… tras pasar por el rio Alhama, sí, el rio Alhama, así se llama el pequeño caudal que atravesamos por un pequeño puente hecho con la banda metálica de un andamio... Subimos hasta la carretera que pasa por este pueblo, para enfilar una larga recta, un camino que es Cañada Real y es llamada “De los Potros”.

     Es tierra de cruce de Cañadas Reales, es tierra de ganaderos desde siempre esta zona de nuestra geografía granadina.

     Un segundo descanso a la sombra de unos árboles que junto al cortijo de Narváez en un barranquillo llamado del Sauco, nos dejaba a menos de hora y media de nuestro destino, el pueblo de la Peza, que ya estaba a escasos ocho kilómetros.

     Retomamos nuestra marcha por este tranquilo y cómodo camino, hasta descender a un cauce seco, donde nos encontramos unas cruces de hierro encima de un “tajón”, al lado de nuestro camino, según se comentó este fue un lugar de triste recuerdo durante la guerra civil española.(1936-1939).

     Justo nos quedaba subir por un pequeño barranco un desnivel que nos dejo en el sendero de bajada hacia la Villa de la Peza, lugar pequeño, ubicado bajo las ruinas de su castillo de época medieval.

     Fue este lugar un cruce obligado de caminos entre Granada y Almería, desde época romana. En la actualidad este pueblo es un remanso de paz, situado junto al Embalse de Francisco Abellán, cerca también del balneario de los Baños de Graena y de Guadix.

     El agua es la protagonista de sus plazas, hay fuentecitas por doquier, en su calle principal se pueden observar unos azulejos en las paredes que cuentan la historia del alcalde carbonero que en 1810 defendió a su pueblo de la barbarie de los franceses, que los hizo huir despavoridos ante su ejército de “carboneros”, donde utilizando un extraño cañón hecho con
    madera sembró el terror entre los invasores.

     Después de siete horas y cinco minutos y de haber recorrido sobre veinte y tres kilómetros dimos por terminada esta dura ruta, que tanto nos ha enseñado sobre esta zona y que nos ha hecho volver la vista hacia las rutas que salen desde Jerez del Marquesado hacia la Sierra para investigarlas y por supuesto recorrerlas cuando toque.

     Al final del pueblo el autobús nos esperaba para el regreso. En la despedida de nuestros guías acompañantes, les dimos las gracias por haber sido tan estupendos y atentos con nuestro grupo, invitándolos a caminar por nuestra zona cuando ellos gustasen.

         
     

    Agracedimiento:

     Gracias a la peña senderista “Las botas“, de Chauchina, a los guías Arturo y José Antonio, y especialmente a Paco, que ha sido nuestro enlace para que esta ruta llegue a buen puerto, siendo este nuestro guía de cola, evitando que nadie se distanciara del grupo y que entre charla y charla nos metimos en el bolsillo esta encantadora y dura ruta casi sin darnos cuenta.

     
         

    Fotos de la ruta:

     

     
     
     

    Nuestra próxima salida

    Ruta número 12.
    Lineal: Puerto de la Ragua / Laroles.
    Fecha: Domingo 22 de abril de 2012.
    Hora de salida: 7 de la mañana.
    Lugar de salida: Plaza Duque de Mandas (las banderas).
    Dificultad estimativa de la ruta: Media.
    Distancia a recorrer: Sobre 17 kilómetros.
    Duración de la misma (con desplazamientos y descansos incluidos): sobre 12 horas
    Nota: Los desplazamientos hasta el puerto de la Ragua se hacen en autobús que la Diputación Provincial, pondrá a nuestra disposición.

     

     
     
     
      Recomendaciones para la ruta nº 12 (22/04/2012)

    - Llevar ropa de abrigo y calzado adecuados para la práctica del senderismo.
    - Llevar comida y agua.
    - Llevar siempre encima vuestra tarjeta federativa, es muy importante.
    - Se recomienda llevar también siempre en vuestra mochila: toalla y un chubasquero o cortavientos.
    - Se recomienda llevar unas gafas de sol y alguna crema protectora.
    - Se ruega estricta puntualidad a la hora de la salida de esta ruta.
     
     
     
     

    Si no eres socio de nuestro club y decides caminar con nosotros en esta ruta nº 12, te recordamos que:

    - Los organizadores de esta ruta, en absoluto se responsabilizan de los accidentes que te puedan ocurrir o de los incidentes que puedas provocar durante los desplazamientos y en el transcurso de la misma.

    - Si tú decides acompañarnos, y no eres socio(a) de nuestro club y no tienes ningún tipo de seguro de accidentes para este tipo de actividades deportivas, ten en cuenta que lo haces bajo tu responsabilidad, advirtiéndote que el seguro federativo de nuestro club, no os cubre.

     
     
     



     

    Abajo puedes dejar tus comentarios. Gracias por darle al -Me gusta- y compartir este artículo en tus redes sociales:

    Envíar por WhatsApp Telegram (sólo móviles)

    -

    Publicidad

    Final publicidad