“Sor Clara de Alhama”, un sentido libro de Benito Vinuesa Guerrero

Cuando nos introducimos en el libro que le ha dedicado su sobrino Benito Vinuesa Guerrero nos damos cuenta de cuánto nos falta por saber de esa gran persona y monja que fue nuestra abadesa de nuestro corazón espiritual para siempre.

 Sí, de nuestra apreciada y querida Sor Clara todo el que tenga una mínima relación con Alhama sabe de ella hasta el punto de considerarla, desde el afecto espiritual “Nuestra Santa”, sin beatificar, al menos aún. Pero cuando nos introducimos en el libro que le ha dedicado su sobrino Benito Vinuesa Guerrero nos damos cuenta de cuánto nos falta por saber de esa gran persona y monja que fue nuestra abadesa de nuestro corazón espiritual para siempre.

 Creo que lo primero que hay que dejar bien claro, por el inmenso afecto que le profesaba, cómo sus primos y demás familiares -realmente todos vinculados a Alhama de alguna forma-, han colaborado de muy buen grado con esta excepcional persona y destacado alhameño que es Benito Vinuesa Guerrero. Nuestro militar, científico, dos veces doctor de categoría superior y universitaria, escritor y poeta,… cumpliendo y destacada no sólo en todas estas vocaciones y varias más de una forma sobresaliente. Como un sabio y hombre del Renacimiento trasladado a nuestro tiempo.

 Nacido en Alhama, es hijo de que quien fue profesor y panadero y a ambas cosas dio altura y dignidad, Manuel Vinuesa Jiménez del Barco -hermano de Sor Clara- y de otra persona que no se queda atrás en afectos y aprecios, Carmen Guerrero Camacho. Coronel del Ejército retirado, físico y doctor por la Universidad de Granada y también ingeniero de Armamento y Construcción así como doctor por la Escuela Politécnica Superior del Ejército de Madrid. Lo mismo ha publicado libros de gran alcance y reconocimiento científico, los dedicados a la Física, así como los dedicados con imaginación y ternura a los niños y, sobre todo, aquellos en los que deja claro el gran poeta que es y la superior y fecunda inspiración que tiene para escribir un buen poemario como se suele decir en menos que canta un gallo. Reside en Granada, aunque, como buen y orgulloso alhameño de serlo, jamás ha perdido el contacto con su Alhama en la que lo encontramos con cierta asiduidad dentro de sus múltiples actividades y facetas.

Una crónica necesaria

De novicia

 Como hemos comentado, tanto con él como con otros familiares, un libro, al menos, sobre la Hermana Clara, María del Carmen Vinuesa Jiménez del Barco, se echaba de menos desde hacía mucho años, hasta antes de partir para la Eternidad. Antonio Ramos Espejo le dedico un conseguidísimo artículo en su libro “Andaluzas, protagonistas a su pesar”, bajo el título “María Vinuesa. La monja del 28-F”, como mujer adelantada y andaluza, otros hemos escrito y hablado siempre que hemos tenido la más mínima oportunidad para ello, siempre en relación a ella su personalidad y singularidad, haciéndolo conjuntamente de sus inolvidables Hermanas Clarisas Sor Francisca y Sor Pilar, igualmente apreciadas y queridas por todos comenzando por la misma Sor Clara, la constante Chencha Serrano del Pino y la eficaz y generosa Marina Arrebola Altea, así como lo hace el mismo autor de esta publicación con el gran conocimiento que tiene de esta realidad. Siempre presente el Convento de San Diego y su entrega, en estos últimos años, en nuestro caso, especialmente desde el IV Centenario de la llegada de las Hermanas Clarisas a Alhama, conmemorándose en el otoño de 2012.

 Y Benito Vinuesa Guerrero lo ha llevado a cabo contando con sus primos hermanos en cuanto le han podido aportar, nos referimos a María Verdejo Vinuesa, Benito Vinuesa Pinos, Benito Verdejo Vinuesa y otros familiares y amigos de estas singulares familias y, en especial, de devoción, si devoción desde que la conocimos y tratamos a Sor Clara en vida, aunque no tuviésemos excesivos años.

 Como no podía ser de otra manera, el autor sabía, como familiar, admirador de su tía y alhameño, que el titulo como la referencia que se hace a la protagonista de la obra, no puede ser otra que la de “Sor Clara de Alhama”, no porque no haya otra, sí porque es realmente única como tal. Se puso a escribirlo, tras la inauguración por alcalde de Alhama, Jesús Ubiña Olmos, y miembros de la Corporación Municipal, así como por familiares, del “Pasaje de Sor Clara” y la placa que le ha dedicado el Ayuntamiento, el 15 de octubre pasado, y en bastante menos de un mes lo tenía concluido y editado, gracias a la documentación de toda una vida y a esa gran familia que venía aumentando la información para la publicación. Claro está, sin olvidar las dotes de escritor e intelectual prolífico que posee y es el autor de la obra.

 Si, como procede, está dedicado “A mi tía Sor Clara, In Memoriam”, después una hermosa foto de su tía antes de ingresar en el Convento de las Hermanas Clarisas, indicando su nacimiento en Fornes, donde se encontraba trabajando el padre, el 21 de septiembre de 1932, donde vivió muy pocos años, volviendo la familia a Alhama, y la fecha de su partida a la Otra Orilla, en Alhama, el 13 de octubre de 2019.

Reconocimiento desde el cariño

Se formó y ejerció el magisterio y la enfermería

 Benito Vinuesa Guerrero, ya en el “Prólogo”, deja claro que “Este libro es un reconocimiento a mi tía Sor Clara, a quien está dedicado. Lo escribo desde el cariño y el aprecio. También para conservar los recuerdos y que perdure su memoria. Pienso en mi nieta Lucia y en kilos otras sobrinos bisnietos, que se momento son 12 a los que hay que añadir 9 de la rama Jiménez del Barco Vinuesa. Cuando sean mayores les gustará saber que han tenido como antepasada a una mujer excepcional.

 Por lo dicho anteriormente, el enfoque del libro es familiar y personal. Si no he restringido su venta es porque Sor Clara tiene muchos amigos a los que les gustaría conocer otros aspectos de ello y de su familia. También porque la vida de entrega a Dios y las virtudes cristianas de Sor Clara pueden servir de ejemplo para futuras generaciones.

 Además de mis recuerdos personales he preguntado a familiares. He incluido un árbol genealógico de tres generaciones centrado en Sor Clara. Desde sus abuelos hasta ella.

 Junto a datos biográficos, he incluido los poemas que he dedicado a ella y a sus Hermanas Clarisas del Convento de San Diego. También, tal como a ella le hubiese gustado, he incluido algunos poemas dedicados a la familia,, a Alhama y a alhameños singulares. En este libro he recuperado dos poemas escritos hace mucho tiempo por mi padre: ¡Alhama, la novia del río ¡ y “Los Molinos”. Junto a una breve reseña histórica , incluyo el famoso romance anónimo de ¡Ay de mi Alhama! Que es el primer poema que conozco que se ha dedicado a esta bella e histórica ciudad.

 Mi agradecimiento a todas las personas que me han ayudado en este libro. Mi Madre con casi noventa y dos años aún tiene frescos algunos recuerdos antiguos y me ha contado muchas cosas de la familia. Sólo he escrito las más relevantes para no desviarme del tema. Mi prima Mari Verdejo además de contarme cosas de mi tía, me ha enviado fotos antiguas que conserva y que han servido para ilustrar parte del libro. También mi prima Mari Tere. Marina Arrebola Altea me ha pasado las fotos que había recopilado para un video con la ayuda de María Peula con ocasión del homenaje a Sor Clara.

 Las siete fotos: Alhama de Granada; Puente Romano; Torre del Castillo; Rio Marchán; Viejos Molinos; Vía Láctea y Cruz del Achuelo son cortesía del fotógrafo alhameño Jorge Velasco Martín, quien tiene gran aprecio a Sor Clara. Jorge ha permitido amablemente que las utilice en este libro. Por último, algunos familiares han revisado el original y me han hecho valiosas sugerencias. Muchas gracias a todos”.

Desde la familia de sor Clara

Con sus hermanos

 Tras el prologo, se inicia la narración con una emotiva historia vivida por su abuelo, el padre de Sor Clara, que titula “Como una visión” y que es el inicio de lo que sería la familia de la misma, para a continuación entrar en el capítulo denominado “La Familia de Sor Clara” en la que se dedican subcapítulos a sus “Padres y hermanos”, ´”Árbol genealógico” e “Infancia y juventud de Sor Clara”.

 Pasa después a “El Convento”, refiriéndose a su “Profesión”, “Madre Teresa”, “Cuidando a su madre y hermana”, “Con las manos abiertas”, “Alas Clarisas de San Diego”, “Cuarto Centenario”, “Enfermedad y partida de Sor Clara”, “El reloj del monasterio” y “Paz y Bien”; narra el “Homenaje a Sor Clara”, para profundizar en “Sor Clara, Vida y Virtudes” en este caso haciendo referencia también a Fray Leopoldo de Alpandeire.

 Dedica un capítulo a “Alhama de Granada”, incluyendo el “Romance de la pérdida de Alhama”, “Alhama, la novia del río”, excelente poema con el que su padre, Manuel Vinuesa mi profesor y entrañable amigo, ganó el I Certamen de Poesía de Alhama, “Los molinos”, también de su padre dedicado a Emilio Fernández Castro por su decisión de crear el referido certamen, “Soneto a Alhama de Granada, “Mi padre en la memoria”, “Primer Hijo Predilecto ´ -le agradezco el inmerecido hermoso poema que me dedica-, e “Ida y vuelta afinito”.

 Después efectuar una amplia selección de trabajos literarios bajo el titulo “Poemas a familiares de Sor Clara 139”, comprendiendo: “A mi tía Matilde”, “Mujer libre con libros”, “En el ciberespacio”, “Más madera”, “Un político honrado”, “Aún nos acompaña su presencia”, “A mi padre”, “A mi madre”, “A mi hermano Miguel Ángel”, “Mi hermano José” y “Lucia en el convento”´.

 En síntesis todo un libro, con una gran colección de ilustraciones fotográficas de la vida de Sor Clara, que nos conserva aún más, la vida y la esencia de quien para tantos cientos de personas vivirá en sus corazones hasta sus últimos días y en la Historia de Alhama para siempre por, como dice la placa que le dedicó el Ayuntamiento de Alhama al inaugurar su “Pasaje de Sor Clara entre lo terreno y lo divino, en el trecho de calle que venía a unir su casa familiar, en la que se apartó de la mera vida terrena, con el Convento de las Hermanas Clarisas, el de la Inmaculada Concepción, para dedicarse a lo espiritual, y en medio, sobre el mismo muro del convento, la placa que le dedica imperecederamente la ciudad y que dice: 

La Ciudad de Alhama
a SOR CLARA
María del Carmen Vinuesa
(1932-2019
Ejemplo de Entrega, amor al prójimo
 y alhameña singular
15 de Octubre de 2022

 El libro, que puede adquirirse en distintos puntos en la misma ciudad de Alhama, pronto será presentado por su mismo autor, Benito Vinuesa Guerrero, en acto y lugar adecuado y abierto a cuantas personas deseen asistir, de lo que oportunamente se informara.

 

Publicaciones relacionadas