Cristina Nieto Coca, sevillana de 18 años, gana el 1er. premio de poesía del 47º Certamen Literario

    Publicidad

    Final publicidad



    "Mi poema es una crítica a la explotación infantil"
    Les invitamos a conocer a la joven ganadora del Certamen Literario de la Biblioteca Pública Municipal Inocente García Carrillo, de Alhama de Granada.


    04/09/2009.- "Holocausto infantil" es el texto poético de Cristina Nieto Coca, una joven sevillana de tan sólo 18 años, ganadora del primer premio de poesía del XLVII Certamen Literario de la Biblioteca Pública Municipal Inocente García Carrillo, de Alhama de Granada. Su afición por la literatura arranca en su infancia pues recuerda con cariño cómo su madre le contaba fábulas  antes de dormirse, en tanto que su padre le improvisaba historias de terror. Así mismo, su bisabuela le relataba cuentos aprendidos de memoria, aunque su interés por la poesía se lo debe, sobre todo, a su abuela Dolores. Tampoco olvida la influencia de sus profesores del colegio y el hecho de que su familia siempre pusieran un libro en su manos. Esta admiradora de Isabel Allende, Laura Esquivel, Neruda, Miguel Hernández, Pablo García Casado y Elena Medel declara haber escrito "Holocausto infantil", el texto ganador,  para "llamar la atención con respecto a estos pobres niños cuya infancia les es arrancada de cuajo". El próximo 12 de septiembre, podremos oirlo de sus propios labios y lo daremos a conocer en ALHAMA COMUNICACIÓN, junto con el resto de los trabajos galardonados.

    Reconocida con numerosos premios literarios

    Cristina, (segunda por la derecha) posa con otros premiados en Guillena
    Cristina (segunda por la derecha) junto a otros premiados en el Certamen de Guillena (Sevilla)

     Cristina Nieto Coca nació en Sevilla el 21 de diciembre de 1989. En la actualidad estudia segundo curso de Derecho y Administración y Gestión Pública, en la Universidad de Sevilla. Responde sin titubear que lo que más le gusta es "leer y escribir, sobre todo". Y lo hace muy bien, tanto en prosa como en verso, a juzgar por la cantidad de premios literarios con que cuenta pese a su juventud. Por destacar algunos diremos que ha sido finalista, mención de honor y beca de formación en el Certamen Literario Pacto Andaluz Por El libro, de la Junta de Andalucía, por "La cueva de caracol" (2003), "El corazón del dragón", (2005) y "Yin y Yang" (2007), respectivamente. Así mismo tiene en su haber numerosos galardones de certámenes convocados por institutos de enseñanza secundaria o ayuntamientos, entre otros, el Certamen Cartas de amor del IES El Molinillo en 2002 donde consiguió  segundo premio con "La primavera y tu" y tres años más tarde el primero con el texto titulado "Querido Andrés". También obtuvo el segundo premio de relato corto del IES Vicente Aleixandre, en 2006, con "Al alba". Del Certamen Literario Villa de Marchena, Memorial Rosario Martín e IES Isidro de Arcenegui y Carmona cuenta con tres primeros premios: "Lo ínfimo del poder", Premio relato corto 2004; "El laberinto" (2006) y "Consistencia del sueño y Amor fugado", primer premio poesía y 2º remio relato corto 2007, respectivamente.

    Y aún más... saltando fronteras provinciales

    Así mismo, Cristina consiguió alzarse con el primer premio del Certamen Literario Ayuntamiento de Moriles en 2005 con el relato breve "La tribu de los masai". Igualmente del certamen literario Federico García Lorca- IES Santa Engracia de Linares ha conseguido tres segundos premios en 2005, 2006 y 2007. En el primero fue con la poesía titulada "Eco y Narciso", en el segundo con el relato corto "¡Raíces!" y el año pasado con "Sueños de barro" (relato corto). También se ha llevado en tres ocasiones el primer premio de relato corto del pueblo sevillano de Guillena con sus textos titulados "La fuente de la juventud" (2004), "La esencia de la vida", (2005) y "¡Vuela!" (2007). Ese mismo año consiguió el segundo premio de relato corto de Melilla con "La fuente de Mimar". Por último, en 2008 ya ha conseguido varios primeros premios: el del Certamen "Día de Andalucía`" y Certamen de Poesía, con "Instrucciones de vuelo", ambos de Guillena, y el XLVII Certamen Literario de la Biblioteca Pública Municipal Inocente García Carrillo, de Alhama de Granada, con su texto "Holocausto infantil".

    - ¿Desde cuándo escribe poesía?
    - Desde mi punto de vista, empecé con la poesía bastante tarde. De pequeña solía escribir los poemas que nos mandaban en el colegio; pero ha sido realmente desde hace dos años cuando he sentido de verdad la urgencia de escribirlos por iniciativa propia. La poesía tiene algo nuevo que no hallé en la prosa, ese centrifugado de sentimientos y sensaciones prendido en cada línea.

    - ¿Sus inicios fueron  con la prosa?
    - Sí, de hecho al principio solo escribía prosa, relatos sobre todo y alguna que otra novela. Con la poesía me atrevía menos pues no me sentía a gusto con mis versos. Como dije antes, hace poco que decidí experimentar con los poemas.

    - ¿Cuáles son sus fuentes de inspiración?
    - Mi día a día, las cosas que me ocurren, las personas que me rodean; suelo mezclar esos pequeños detalles cotidianos con temas trascendentales de la vida y problemas diversos. Siempre encierro algo de mí alrededor en lo que escribo.

    - ¿Cuáles son sus autores/as favoritos?
    - En prosa, siento debilidad por la literatura hispanoamericana. Isabel Allende o Laura Esquivel son mis autoras favoritas en este campo. Con respecto a la poesía destaco, sin duda, a Neruda y a Miguel Hernández; pero, sobre todo, a los poetas que están naciendo ahora en alas del vanguardismo, como Pablo García Casado o Elena Medel, a los que tengo el gusto de haber conocido y aprendido de ellos.



    - ¿Tiene antecedentes familiares como escritores o poetas?
    - Tengo una tita, Pilar, que ha ganado varios certámenes de poesía.

    - ¿A quién le debe tu interés por la Literatura?
    - Sin duda, a los profesores del colegio y a mi familia. Mi madre me contaba una fábula siempre antes de dormir y si no, mi padre improvisaba historias de terror para mí. También mi bisabuela me relataba cuentos aprendidos de memoria y luego yo los buscaba escritos por confirmar que existían. El interés por la poesía se lo debo sobre todo a mi abuela Dolores. Así, también le debo a mi familia que desde pequeña siempre pusieran un libro en mis manos.

    - ¿Quiénes son sus principales críticos?
    - Mis padres, sobre todo. Mi padre siempre es el primero en leer todo lo que escribo; sin duda él es el más exigente y confío mucho en su criterio. También, en las Escuelas de Escritores en las que he estado, solíamos hacer ejercicios para luego debatirlos en grupo; ha sido de mis compañeros y amigos de los que más he aprendido, desde luego, y los que me han ayudado a descubrir mis errores.

    - ¿Cuándo escribiste el poema "Holocausto infantil"?
    - Casi al mismo tiempo que justo se publicaban las bases del concurso este año.

    - ¿Qué pretende comunicar a sus lectores?
    - El poema es una crítica a la explotación infantil. Intentaba llamar la atención con respecto a estos pobres niños cuya infancia les es arrancada de cuajo. Los trabajos forzados en el campo o en talleres de telas, la guerra, la prostitución...estos son los verdaderos monstruos que pueblan sus pesadillas. Y, aún así, aún les queda material para soñar...

    - ¿Qué le inspiró este poema?
    - Sin duda, mi trabajo como monitora en unos talleres juveniles de mi pueblo. El estar en contacto con tantos niños y tan cercana a sus aventuras y juegos me llevó a que centrara la temática en ellos.

    - ¿Cómo conoció la convocatoria del Certamen Literario de la Biblioteca de Alhama de Granada?
    - Estaba buscando concursos literarios en la red, cuando accedí a la página web donde se exponían las bases. Me sorprendió tanto el lugar como el tratamiento que recibía el certamen literario, así que me animé a concursar.

    - ¿Qué sintió cuando la directora de la Biblioteca, Mari Paz García Prado, le comunicó que había ganado el primer premio?
    - Fue una verdadera satisfacción y sorpresa. En mis anteriores premios literarios casi siempre había participado en la modalidad juvenil y no me veía con la suficiente experiencia como para participar en un certamen como el de Alhama, con tantos años de vigencia y sin límite de edad superior.

    - ¿A qué destinará la dotación económica del mismo?
    - Como estoy ahora preparando la obtención del carné de conducir, tengo claro qué hacer con el dinero del concurso. La verdad es que me ha venido en muy buen momento.

    Abuelo de Montefrío

    - ¿Conoce Alhama de Granada o algún alhameño/a?
    - No, tan solo he estado en dos ocasiones en Granada y ambas han sido de excursión a la capital. También tengo otras referencias acerca de la provincia, ya que mi abuelo materno nació y se crió en el pueblo granadino de Montefrío. Esto y lo que he visto en internet acerca de Alhama aumentan mi curiosidad por esta ciudad.

    Cristina Nieto

    - ¿Qué está preparando ahora?
    - Ahora mismo no tengo ningún proyecto fuerte entre manos, simplemente escribo lo que surge, más poesía que prosa. Pero antes de que acabe el año me gustaría, al menos, empezar una novela.

    - ¿Ha participado en actividades relacionada con la la literatura?
    - He asistido a las tres ediciones consecutivas de la Escuela de Escritores del Pacto Andaluz Por el Libro -2006, 2007 y 2008-, con sede en el Ceulaj de Mollina, organizado por la junta de Andalucía. También en el I Foro de escritores noveles de Antequera, organizado por la Junta de Andalucía.

    - ¿Desea añadir algo más?
    - Dar las gracias a la Biblioteca Inocente GarcíaCarrillo y al ayuntamiento de Alhama por su labor en pos de las Letras y, en concreto, por haberme brindado la oportunidad de constar en la lista de premiados de un certamen tan veterano como este.

    Desde ALHAMA COMUNICACIÓN agradecemos su colaboración al tiempo que le deseamos muchos éxitos literarios.



    Abajo puedes dejar tus comentarios. Gracias por darle al -Me gusta- y compartir este artículo en tus redes sociales:

    Envíar por WhatsApp Telegram (sólo móviles)

    -

    Publicidad

    Final publicidad