Cacín un pueblo aliado con la naturaleza

    Publicidad

    Final publicidad

    b_580_900_16777215_10_images_stories_cacin_rio_cacin02.jpg

    Un artículo en la prensa provincial destaca las particularidades de Cacín, y acerca este pueblo de nuestra comarca un poco más al conocimiento provincial


    En la imagen superior, el río Cacín.

    Un río de posibilidades

    Cerca del pantano de los Bermejales y en la vertiente norte de la Sierra de Tejeda se encuentra este municipio aliado con la naturaleza, en la margen derecha del caudal del mismo nombre

     JOSÉ MANUEL FERNÁNDEZ. Entre pinos y chaparros en un paraje natural precioso y conduciendo por una carretera zigzagueante que parte de Moraleda de Zafayona –de la cual no debes perder la atención, ya que por el lateral izquierdo transcurre y no con poco peligro el Canal de Cacín sin apenas medidas de seguridad vial–, llegamos al anejo de El Turro, un pequeño núcleo urbano del que hablaremos en otro artículo, pues merece la pena visitarlo y dedicarle un espacio en Trotapueblos. Desde allí y en dirección al Pantano de los Bermejales descubro una presa de compuertas de unos 20 metros de altura, de donde parte el famoso Canal de Cacín, creándose un hábitat excepcional para los patos, perdices, conejos y algún que otro barbo de río.

     Y por fin llego a Cacín, un pueblo aliado con la naturaleza, pues se encuentra situado en la margen derecha del río de su mismo nombre, cerca del Pantano de los Bermejales y en la vertiente norte de la Sierra de Tejeda. Su nombre procede del gentilicio familiar Abul Casim y estaba en plena ruta de los cortijos entre Alhama y Granada. No obstante, su fundación como pueblo data del siglo XVIII y ha estado históricamente ligado a todos los del Poniente granadino, lo mismo en la época musulmana que tras la cristianización una vez reconquistada por los Reyes Católicos y más tarde por la presencia de tropas napoleónicas durante la invasión francesa en la península.

     Sufrió ferozmente las consecuencias del terremoto que asoló la región en la Navidad de 1884 y tuvo que ser reconstruido en buena parte. Allí, acompañado de Juan Manuel García, que va a ser mi guía, nos dirigimos al Ayuntamiento. En él se encuentra una foto de una olla o “vaso de Cacín”, de la época neolítica, y que fue descubierto en la Cueva del Cacín, muy cerca del pantano de los Bermejales. Esta pieza esta expuesta en el Museo Arqueológico Nacional en Madrid. En el mismo salón de plenos también se encuentran otras tres vasijas, éstas más recientes, de 1879, dedicadas al almacenamiento del aceite.

     Vista de Cacín  

     El escudo de este municipio es precisamente La Olla de Cacín, que junto a tres flechas y un puente de plata, forman el símbolo del municipio. El puente al que hace referencia el escudo está a un par de kilómetros del pueblo, en la antigua carretera de Cacín-Ventas de Huelma, puente de un solo ojo cuya plataforma descansa sobre un arco mediante otros arcos de medio punto. Aunque en el pueblo lo llaman “el puente romano” su construcción data de la segunda mitad del siglo XX. Como en todo lo que ocurre en esta España nuestra, se le ocurrió algún ingeniero corto de miras y falto de sensibilidad hacer, casi pegada al señorial puente, una aberración arquitectónica de una tubería colgante que le quita toda la belleza al paisaje cacineño.

     Otra de las aberraciones que los abuelos del pueblo me comentan es la que hicieron con la iglesia en el año 1960, cuando destruyeron la que había, con unos artesonados de madera moriscos y diversas imágenes de un gran valor, e incluso la puerta de entrada a la iglesia, que según dijeron la vendieron los constructores para costear la actual parroquia, cuestión que nadie se cree en el pueblo. En cuanto a gastronomía, Cacín tiene recetas de una gran variedad, pero Ana Díaz, del bar de Ana, me aconsejó que probara las migas de pan con tropezones y el choto al ajillo con un buen mosto del terreno y de postre una tarta casera de queso para chuparse los dedos.

     Pregunté si tenían cangrejos de río, ya que de pequeño los he comido por la zona del río de Cacín, pero parece ser que desaparecieron a causas de una rara enfermedad, aunque sí me comentaron que en verano las truchas son el plato fuerte, ya que en el lugar se hacen concursos de pesca.

     

     

    Abajo puedes dejar tus comentarios. Gracias por darle al -Me gusta- y compartir este artículo en tus redes sociales:

    Envíar por WhatsApp Telegram (sólo móviles)

    -

    Publicidad

    Final publicidad

    © 2021 Alhama Comunicación (alhama.com). All Rights Reserved.