Alhama Monumental. El convento del Carmen (II)

    b_580_900_16777215_10_images_stories_patrimonio_i_carmen_exterior_02.jpg

    Visita al interior de la iglesia del Carmen
    . Continuamos nuestra visita al interior de la Iglesia del Carmen, antiguo convento de la orden de los carmelitas, repasando alguno de los detalles que decoran su interior.


     Los motivos que aparecen más veces repetidos son los emblemas de los carmelitas. De entre estos destacamos  el escudo con las tres estrellas y la cruz sobre el Monte Carmelo. Los emblemas pertenecen a la  Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo, orden religiosa que tiene sus orígenes cuando un grupo de ermitaños, inspirados en el profeta Elías, se retiraron a vivir al Monte Carmelo en Palestina, considerado entonces como tierra de fertilidad y belleza. El vocablo "Karmel" de hecho significa jardín o huerta.

    b_580_900_16777215_10_images_stories_patrimonio_i_carmen_escudo_carmelita_01.jpg

     El escudo de la Orden se puede ver en numerosos rincones del templo, por ejemplo bajo el pedestal de la Virgen del Carmen en el altar mayor. También podemos observarlo junto a los bancos de la capilla lateral izquierda, bajo una moderna imagen del Sagrado Corazón. En este escudo se puede apreciar una montaña y tres estrellas. Se trata de una montaña estilizada de color negro, cuya cima se proyecta hacia el cielo. Ésta  es una referencia al Monte Carmelo, lugar de origen de la Orden.

     Además aparecen tres estrellas de seis puntas, de las cuales, una debería estar pintada de color plateado, en el centro de la montaña, y las otras de oro dispuestas simétricamente en el cielo de color blanco. La estrella inferior representa a los carmelitas todavía en camino hacia la cima del Monte Carmelo, mientras las otras dos estrellas superiores representan a los Carmelitas que han terminado su peregrinación y "han culminado la santa montaña". En la antigua sacristía aparece este escudo similar,  y en este caso cubierto con una corona, que hace referencia al Reino de Dios.

     Mención especial merecen las doce estrellas que se hallan distribuidas sobre la corona de la Virgen de las Angustias y la media luna bajo los pies en forma de pedestal. En las visitas que se realizan a la iglesia del Carmen y a la de la Encarnación, muchas personas se preguntan por qué se suele representar a la Virgen María coronada por doce estrellas y  la causa de que haya una media luna a los pies. La respuesta está en la interpretación clásica de la lectura del Apocalipsis:  “Apareció una mujer vestida de sol, con la luna como pedestal y en su cabeza una corona de doce estrellas" (Cf. Apoc 12,1).  Por este motivo podemos observar la media luna plateada a los pies de la Virgen de las Angustias y de la imagen titular de la capilla del altar mayor.

     Otro de los elementos destacados de este templo es la capilla del Nazareno, con su profusa decoración labrada en la roca. En la actualidad está presidida por la imagen de la Virgen de las Angustias, al haberse perdido la imagen original del Nazareno en los convulsos días de la guerra civil. En la cúpula del techo de esta capilla lateral, se pueden ver una serie de personajes con la cabeza cubierta, que portan símbolos marianos y la figura central lleva en su pecho el mencionado escudo de los carmelitas.

     En el primer cuerpo que sirve de antesala al actual camarín de la Virgen de las Angustias, se conservan doce hornacinas que bien pudieron servir de soporte a los doce apóstoles, ya que en algunas de ellas se pueden leer todavía los nombres de San Pedro, San Juan y San Mateo entre otros.

     Sobre la cúpula mayor, en el crucero de la iglesia, se construyó una falsa linterna, que hace contraste entre el techo y el exterior, ya que se puede apreciar en la actualidad una distribución a cuatro aguas. En esta cúpula interior se dividieron en gallones los retratos de San Andrés Corsini de Florencia, San Ángelo de Sicilia, San Cirilo del Monte Carmelo, San Juan de la Cruz (reformador de los calzados) entre otros.

    b_580_900_16777215_10_images_stories_patrimonio_i_carmen_escudo_carmelita_02.jpg

     Una de las imágenes que todavía se pueden apreciar en todo su esplendor, ya que se ha conservado a pesar de los dos terremotos, el proceso desamortizador y la quema de la iglesia es la del santo carmelita San Ángelo, uno de los primeros mártires carmelitas y que murió apuñalado en la primera mitad del siglo XIII.
     
     También en la iglesia del Carmen se pueden observar algunas imágenes relacionadas con la congregación religiosa de las Mercedarias de la Caridad.

     La figura más destacada de las vinculadas a esta congregación religiosa es precisamente una de las que suscitan más curiosidad entre algunos de los visitantes, y se trata de la escultura de San Pedro Nolasco. Esta preciosa imagen se halla ubicada a la izquierda del templo, muy próximo al altar mayor. San Pedro Nolasco fue un santo nacido cerca de Barcelona en torno a 1258. Precisamente fue el fundador de la Orden de los Padres Mercedarios. Este santo dedicó todos sus esfuerzos y fortuna a liberar a los presos caídos en los conflictos armados y que eran esclavizados.

     Y para terminar nuestra visita a este querido templo de los alhameños, y que como hemos reiterado alberga una magnífica imagen de la Virgen de las Angustias, patrona de la ciudad, mencionaremos la pintura que se conserva en la galería junto a la entrada de su camarín. Nos referimos al retrato del P. Zegrí, fundador de las Hermanas Mercedarias de la Caridad, Congregación religiosa que estuvo presente en Alhama desde 1884 hasta 2005. Este sacerdote granadino, recientemente beatificado, visitó Alhama en aquel famoso año de los terremotos para establecer una fundación perteneciente a la mencionada Congregación.

     Juan Nepomuceno Zegrí y Moreno desarrolló una amplia labor en el ámbito pastoral, tanto en la diócesis de Granada como en la de Málaga, llegando a detentar altos cargos, como vicario de la diócesis de Málaga, y el título honorífico de predicador de Su Majestad.

     Las obras apostólicas por él fundadas en la ciudad de Alhama fueron un asilo, un hospital y un colegio. Concretamente, el edificio donde se llevó a cabo tal fundación correspondía a lo que conocemos como Hospital de la Reina y Casa Cuna. Aquí permanecieron hasta el año 1957, momento en el que se trasladaron al actual Hogar de San Jerónimo.

     b_580_900_16777215_10_images_stories_patrimonio_i_carmen_virgen_01.jpg





    Abajo puedes dejar tus comentarios. Gracias por darle al -Me gusta- y compartir este artículo en tus redes sociales:

    Envíar por WhatsApp Telegram (sólo móviles)
    Artículo escrito por Alejandro Bullejos.
    TODOS SUS ARTÍCULOS, y las últimas publicaciones de Alejandro Bullejos:

    © 2020 Alhama Comunicación (alhama.com). All Rights Reserved.