Surge la asociación ‘Amigos de la iglesia de Los Remedios’

Imprimir

Publicidad

Final publicidad



 Una iniciativa que pretender rescatar y poner en funcionamiento esta ermita que dejó de estar al culto en los años treinta. Pese al abandono, incendios y los destrozos generados, su estado de conservación hace factible una recuperación similar a cuando estaba en uso.




  Como la mayoría de las ideas estas surgen en torno a una mesa y en torno a esa mesa un grupo de amigos entre los que se encontraban los dos curas de Alhama; Víctor Manuel Valero Mesa y el Enrique Ángel Martín Puerta, intercambiabanse opiniones sobre el rico patrimonio de Alhama, surge pues en la conversación una idea que sorprendió a todos, y era la puesta en marcha de la asociación Amigos de la iglesia de Los Remedios.

 Magnífica idea de la que se quiere hacer participe a toda la población en general. A los más jóvenes los primeros, a las instituciones: Ayuntamiento. Mancomunidad, Patronato de Estudios Alhameños, ACECAT (Asociación de Empresarios de la Comarca Alhama-Temple), a las empresas y autónomos, a las entidades de ahorro y bancos de la localidad, a las empresas de hostelería y a cuantos quieran y se interesen por poner en valor para toda la población lo que es una joya, o la joya dentro del patrimonio Alhameño, ya quien el que ha tenido la oportunidad de verla queda atrapado por su singular belleza y buen estado de conservación.

 Por eso sirva esta reseña como un anticipo de una convocatoria próxima a través de este y otros medios digitales, así como una pagina de Facebook en donde se convocara próximamente a la primera reunión informativa señalando lugar, fecha y hora de la misma para la constitución de la asociación Amigos de la Iglesia de Los Remedios.

 La Ermita de los Remedios fue construida a partir del siglo XVII, De su exterior se puede destacar la fachada compuesta por un gran arco de medio punto de dovelas de gran tamaño y otro en su interior de menor tamaño con decoración barroca. La espadaña se realizó en el siglo XIX. La ermita tiene una planta, es de una sola nave cubierta con bóveda de cañón y falsos lunetos, el presbiterio está cubierto por una cúpula con original decoración geométrica de yeserías. En el año 1766 se construye tras el presbiterio un camarín de excepcional calidad, decorado con una cúpula lobulada y pinturas al fresco referentes a temas marianos y decoraciones vegetales.

 Pero mejor que el que la describe ya lo hacia Antonio Arenas en un articulo en el Diario IDEAL con el titulo Viaje al centro de Alhama: Iglesia de los Remedios:

     
  ”No muy lejos de este lugar, justo a la entrada de la carretera de Granada, en su lado izquierdo se localiza la ermita de los Remedios. Pese a su avanzado estado de abandono, fue desmantelada hacia 1930, el estado de su fábrica que aún se conserva íntegra permitiría su recuperación y uso. Al parecer esta construcción se levantó en 1676 por el prior del Convento de San Agustín de Granada quien tras pasar unos días en el balneario decidió erigirla en agradecimiento a su mejoría con el fin de convertirla en convento. Deseo que no pudo cumplir pues falleció cuatro años más tarde. Para Lázaro Gila tanto los datos disponibles como el tipo de arquitectura denotan una construcción anterior lo que no quiere decir que posteriormente el religioso decidiera mejorar. Una petición de 1625 para que se apliquen tres misas por el alma de Ana Gómez o el informe de Gallego Burín que indicaba la aparición de un fresco del siglo XVI al retirar uno de los retablos así lo demuestran. Es de planta rectangular dividida en tres tramos y cubiertos con un medio cañón rebajado con falsos lunetos. A estos tramos se añade otro cuadrado con cúpula, a modo de capilla mayor y un quinto a la derecha empleado como sacristía cuya cabecera conserva un interesante camarín. Su construcción es de mampostería, excepto la portada de medio punto con dovelas y las esquinas que son de buena cantería. En su interior conserva un conjunto de yeserías que ornamentan las bóvedas y cúpula del crucero. También son interesantes los frescos del camarín destinados a la exaltación de la Virgen de los Remedios.”  
     

- Historia que tras los sucesos del terremoto de 1884 contaba tras su visita a la localidad el Catalán José Ventalló Vintró en 1885.

     
  Ermita de los Remedios y los gitanos de Alhama

”A los pocos metros, se presentaron ante nosotros, los viejos muros de la ermita de los Remedios, que durante los terremotos sirvió de templo parroquial y que en adelante será ciertamente más concurrida por su proximidad a las modernas construcciones.

 Allí nos refirieron aquellos vecinos que, en la noche del terremoto, todos los gitanos de Alhama, que tienen sus viviendas en el Portillo a que dan nombre, se encomendaron a la Virgen del Remedio. Al ver en el siguiente día que estaban ilesos todos los de su raza y las caballerías que constituyen su única riqueza, con extrañas exclamaciones, jeremiaco tono e increíbles hipérboles, propias de su estilo, celebraron su gratitud a la Virgen del Remedio,ofreciendo una gran fiesta.

 Asistieron a ella vestidos de gran gala todos los zíngaros de la comarca, atraídos por la fama de aquel acontecimiento, y todo eran abrazos, plácemes y alegrías.
Después de la gran función celebrada en el citada ermita, hubo procesión con la venerada imagen, a la que con grandes cirios concurrieron todos aquellos descendientes del Indostán, figurando en primera línea, entre ellos y ellas, el famoso y decidor Frascuchi, con su hijo Puntero y las aristocráticas familias de Frasquete y Carmona, dando todos muestras de su ferviente piedad.

-¡Vivaa… que esta es la mejó de toas la vígenes, que mos ha servao a toos los gitanicos! Y hamos tenío más zuerte que los castellanos… -Decía entusiasmado Frascuchi.

 Aquella noche, en señal de alegría, celebraron una gran zambra o juerga, a la que concurrió lo más lucido, la crême, lo más barí de su clase.

 Preguntando en lo que consistió aquella, nos enteramos de que se cantó la soleá, el polo, la malagueña, las jaberas y las seguidillas del Santo olio. Se bailó por too lo alto, la lata el zapateao, la soleá, la mosca, el zorongo, los pernales y el petaco de Visente.

 Al recoger todos estos datos de boca del celebérrimo Frascuchi, patriarca de su gente e intérprete de caló (lengua gitana), supimos que el buffet de aquella soirée, consistió en abundante vino de la Costa de a doce el jarro. Con esto, que borró de nuestro ánimo la triste huella de la escena referida en el cementerio, nos dirigimos a nuestro albergue fijándonos en un antiguo corralón llamado Corral del Concejo, donde se ven los restos de una antiquísima fuente con abundantes adornos.
Pasamos junto a una pirámide de piedra, que ostenta los blasones de Alhama y por las escalerillas llamadas Arcos, nos encontramos en la puerta de nuestra morada.”

Extraído del libro : Visita cultural para la ESO a Alhama del antiguo reino de Granada de Salvador Raya Retamero.
 
     

Imágenes de el estado actual del recinto









































Fotos de: Agustín Gonzalez Zurita (Agustín Zurita)


Abajo puedes dejar tus comentarios. Gracias por darle al -Me gusta- y compartir este artículo en tus redes sociales:

Envíar por WhatsApp Telegram (sólo móviles)

-

Publicidad

Final publicidad