La boda “no” fue como todas

Imprimir

Publicidad

Final publicidad

b_580_900_16777215_10_images_stories_noticias_2019_boda_jorge_espejo_21092019_01.jpg

El pasado sábado 21 de septiembre contrajo matrimonio nuestro compañero y amigo Jorge Espejo, con su novia y compañera de toda la vida, Laura Olmos, en una jovial ceremonia cuya celebración se alargó hasta las claras del día.


b_580_900_16777215_10_images_stories_noticias_2019_boda_jorge_espejo_21092019_02.jpg

 Jorge Espejo García es de profesión maestro, colaborador de Alhama Comunicación, actual concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Alhama, en el carnaval miembro destacado del Pitorreo, ha sido jugador-entrenador-directivo de la UD Alhameña y alguna que otra cosa que ahora mismo no alcanzo a recordar, pero sobre todo lo que se puede destacar de Jorge es que es una buena persona, íntegra y fiel amigo donde los haya. Con un desparpajo natural que todos hemos disfrutado durante los carnavales, y una vitalidad que pudimos comprobar in situ en la propia boda, ya que estuvo omnipresente durante la larga celebración, para que a nadie le faltara de nada.

 Difícilmente olvidará Jorge este año 2019, año en el que ha conseguido obtener su plaza fija de maestro de educación primaria y, sobre todo, el año en el que dio el sí quiero a la que desde el sábado y “hasta que la muerte los separe”, será su mujer. 

 La boda no fue como todas, no fue por la mañana y en la ceremonia religiosa, dentro del respeto a la tradición, ya se respiraba en el ambiente que los invitados habían ido a pasárselo bien. Tras el oficio del párroco Víctor, que selló el enlace con un sonoro aplauso tan inhabitual en este tipo de actos, los invitados marcharon hacía el restaurante el Pato Loco para empezar el jolgorio.

 Fuegos artificiales, fotomatón, kits antiresaca y muchas sorpresas más fueron las que los novios tenían preparadas para los invitados, pero los amigos de Jorge por un lado, y las amigas de Laura por otro, tampoco se quisieron quedar atrás. Ellas organizando una divertida búsqueda del tesoro en mitad del banquete, y ellos con un regalo que Jorge llevaba deseando mucho tiempo, una fantástica bicicleta envuelta en papel de regalo cuyo lazo puso el amigo Jose Ignacio Molina Benítez, leyendo el siguiente poema escrito por él.

 
Poema Jorge y Laura

b_580_900_16777215_10_images_stories_noticias_2019_boda_jorge_espejo_21092019_03.jpg

Porque no es el destino
sino el camino por el que vais viajando juntos,
porque subir una pendiente
como se afrontan los problemas
tiene la recompensa
de aprender juntos a desnudar la vida
- la vida es una gran vuelta por etapas — .

Porque aunque en el amor se escala
desde el me gusta y se asciende por el te quiero,
no hay sola una cumbre del te amo,
porque para aprender a amar
se necesita de toda una cordillera,
porque sois dos amantes celebrando una amistad
a los que hoy os vemos cruzar por la ladera.

Porque desde esta vuestra juventud - jazmín que sube por las ventanas
de los años como una enredadera -
podéis contemplar el jardín de la ilusión
y la carretera que soñáis con recorrer,

porque cada curva es un pedazo de memoria,
haced el amor por cada centímetro del asfalto,
rodad por vuestra piel
como si subierais juntos por primera vez el Tourmalet.

Si acaso porque hay que agarrarse
al manillar para guardar mejor el equilibrio,
soltaos a veces,
soltaos,
dejad que fluya vuestro río,

y si la vida a veces os pone tristes no os preocupéis,
usad todos los piñones,
cambiar el ritmo, la marcha, los motivos,
afrontad con serenidad la montaña
porque sois buenos escaladores.

Porque ponerse a rebufo no es ir detrás
sino cuidar a tu compañero
y darle el relevo cuando más lo necesita,
id despacio, pero no soltéis el pedal,
porque no es el destino
sino el camino por el que vais viajando juntos,
porque subir una pendiente
como se afrontan los problemas
tiene la recompensa
de aprender juntos a desnudar la vida,

por eso cuidad vuestro amor,
cuidadlo como el primer momento
porque el verdadero amor solo entiende
de caminos de ida,
y estando juntos no soltaréis el maillot
amarillo de la alegría.

Porque estas palabras son solo nubes de papel
y el cielo el velo de vuestro corazón
tomaos estos versos como abrazos de laurel,
porque somos nosotros los amigos el pelotón.

Que vivan los novios,
que vivan,
en la luz de la mañana,
que vivan,
que vivan he dicho,
bajo la tormenta,
en la alegría,
en la tempestad,

los novios vivan,
vivan,
¡vivan los novios!

 


 También la UD Alhameña de manos de su presidente Jose Miguel Valderrama García y el presidente de honor del club Antonio Ramos Villarraso, quiso tener un detalle con los novios regalándoles una placa conmemorativa del enlace con el escudo del club en el que Jorge ha pasado por todos los estamentos posibles (imagen de cabecera).

 Y a partir de aquí, para que contaros, vasos, besos, risas, alguna vomitona, abrazos de amistad, eterna aquella noche, como diría mas o menos la canción. En definitiva, una boda “no” como todas, pero inolvidable para los novios y para todos los que tuvimos el privilegio de compartir con ellos su alegría. Que vivan los novios, que vivan.

b_580_900_16777215_10_images_stories_noticias_2019_boda_jorge_espejo_21092019_04.jpg
b_580_900_16777215_10_images_stories_noticias_2019_boda_jorge_espejo_21092019_05.jpg
b_580_900_16777215_10_images_stories_noticias_2019_boda_jorge_espejo_21092019_06.jpg
b_580_900_16777215_10_images_stories_noticias_2019_boda_jorge_espejo_21092019_07.jpg
b_580_900_16777215_10_images_stories_noticias_2019_boda_jorge_espejo_21092019_08.jpg

Fotos: Agustín Zurita y otros.


Abajo puedes dejar tus comentarios. Gracias por darle al -Me gusta- y compartir este artículo en tus redes sociales:

Envíar por WhatsApp Telegram (sólo móviles)

-

Publicidad

Final publicidad