Juan Bustos, periodista y cronista oficial de Granada

Imprimir

Publicidad

Final publicidad



“El patrimonio de Alhama sigue siendo interesantísimo y digno de ser conocido”

El periodista y Cronista Oficial de la Ciudad de Granada repasa en esta entrevista temas de actualidad y sus recuerdos de Alhama.


15/10/2004.- Habíamos quedado a las doce y media en la cafetería Olympia de la Gran Vía granadina. Cuando llegué allí estaba con la prensa de la jornada. Tras justificarle el ligero retraso comenzamos a hablar. Las palabras brotaban de su boca con una fluidez pasmosa, como cuando hace años le oía por la radio. Curiosamente el periodista y cronista oficial de Granada, Juan Bustos Rodríguez, no nació en la ciudad de los Cármenes, sino en Sevilla, el 9 de septiembre de 1930. Con cuarenta años se vino a vivir a Granada donde se ha convertido en un granadino más hasta el punto de designarle como uno de los cien más importantes del siglo XX. Como autor ha dedicado numerosas publicaciones y coleccionables a la tierra granadina. En la actualidad colabora con Ideal en la columna de opinión “Puerta Real” y en la sección semanal “Diario de la historia”.



- ¿Cómo es un día normal en la vida del Cronista Oficial de la Ciudad de Granada?

- Ahora, muy limitado debido a mis circunstancias de salud. Por ejemplo, en invierno hay días que si no tengo la necesidad de salir no salgo pues los médicos me recomiendan que me cuide. Estoy en tratamiento de un infarto de miocardio gravísimo que tuve hace bastantes años que puedo contar gracias a Dios y a los médicos del Virgen de las Nieves. Cada vez salgo menos y cada vez me alejo menos.

- Ha colaborado en todos los medio de comunicación, pero ¿en cuál se siente más cómodo?
- Ahora mismo me siento más cómodo con el que hago, es decir, con la prensa. En efecto he hecho de todo. Empecé en Radio Nacional de Sevilla hace 50 años, primera emisora nacional fuera de Madrid. Luego pasé a la SER de Sevilla, donde comencé a escribir en ABC y en El Correo de Andalucía. Después vine a Radio Granada, fui redactor de la sección de Cultura del diario Patria. Al cerrar este periódico era Jefe de Prensa del Ayuntamiento de Granada y opté por incorporarme al Gabinete de Prensa del Gobierno Civil. También he escrito guiones para algunos programas de televisión.

- ¿Qué le queda por escribir sobre Granada?
- Nunca se termina de conocer estrechamente una ciudad como Granada. Tan llena de encrucijadas y de esquinas, en todos los sentidos, no sólo de edificios sino también de personalidades y caracteres. Granada tiene todavía mucho por descubrir, por conocer y por comentar.

- ¿Tenemos los políticos y dirigentes culturales que nos merecemos?
- La verdad es que la cultura oficial ahora mismo deja mucho que desear. Me parece pobre y pueblerina, escasamente atendida y desaprovechada. Observe que no hay peleas por ser concejal de Cultura pero sí lo hay por ser concejal de Urbanismo que es lo que da dinero. En líneas generales la cultura oficial en Granada capital y provincia está en manos que poco pueden hacer por abrillantarla y mejorarla porque ellos mismos carecen de los elementos necesarios para ponerla en práctica.

- ¿Pervivirán los tres periódicos que actualmente se editan en Granada?
- Bienvenidos sean los tres periódicos, el contraste de opinión, tres puntos de vistas sin duda diferente y eso se traduce en mejor información para el público. Lo ideal es que mantuvieran pero no sé lo que ocurrirá. Lamento disentir de lo que creen que en Granada la gente lee periódicos. En Granada la gente no compra periódicos para leerlos. Vengo del kiosco y veo como cada mañana que la gente ojea la primera página pero luego se va sin gastarse un duro. Ahora con la moda delos regalos siempre digo que se llevará el gato al agua el primer periódico que regale langostino de Sanlúcar porque no falta por coleccionar nada.

- Supongo que será como preguntarle a un padre por su hijo predilecto pero ¿de cual de sus libros se encuentra más satisfecho?
- Quizá de “Viaje al centro de Granada”, editado por Albaida, que se ha agotado ya la segunda edición, cosa infrecuentísima en un libro local. Ese libro lo hice con mucho amor y me ha satisfecho mucho que se haya acogido con tanto éxito por el público. También han sido un éxito importantísimo los coleccionables de Ideal. Entre ellos “Andar y ver”, editado por la General, por el que me han felicitado mucho, entre ellos, y es lo curioso, jóvenes estudiantes quizá porque denunciaba una de las vergüenzas mayores de esta ciudad; que es la pérdida irreparable de su patrimonio en medio de una indiferencia general y en medio de los intereses más mezquinos y bastardos que se puedan dar en una sociedad.

- ¿Qué tal asume las críticas?
- A veces pienso que escribo para la pared porque no las hay o no me entero de las cartas que llegan con crítica. Sé que la gente lee mis artículos, me para por la calle y generalmente celebran mis escritos. Yo insisto en que el periódico tiene que fomentar el conocimiento.

- ¿Qué opina de la polémica que se monta cada año en torna a la celebración de la toma?

- Me parece pueblerino. Veo que es una manera de perder el tiempo. Jamás me imagino al pueblo inglés rechazando la celebración de la conquista de la India por Lord Clive en el siglo XVIII, a pesar de que como los Reyes Católicos aquí echaron a los judíos y llevó la esclavitud más triste y penosa de todo el siglo XIX y, sin embargo, yo no me imagino que nadie alce la voz . Aquí es que somos verdaderamente catetos y así nos va.

- Cómo se imagina la Granada del próximo siglo?
- Hay quien tiene el concepto equivocado de que Granada es sólo -y no es poco-, la Alhambra, el Generalife, la Catedral y la Capilla Real, y poco más. Pero no se dan cuenta de que todo eso es lo que es si se le enmarca debidamente en un entorno paisajístico.



Alhama vista por Juan Bustos 

- Hablemos un poco de Alhama, ¿qué sabe de esta ciudad?
- He tenido la suerte de contar con tres padrinos alhameños, de seducción alhameña. La primera era madrina, mi compañera de Radio Granada, Mercedes Domenech, asidua del Balneario de Alhama. Recuerdo que esperábamos su vuelta de Alhama, de donde volvía rejuvenecida, vital, llena de dinamismo. Cosa que no era el estado físico en el que había ido al Balneario pues padecía unas dolencias reumáticas muy complicadas y regresaba con una gran mejoría. Mercedes hablaba con gran entusiasmo, con devoción comprensible por Alhama. Después he tenido la ocasión de conocer Alhama de la mano de José Luis de Mena, compañero periodista, redactor de Ideal, que aunque no nacido en esta ciudad se vinculó con gran entusiasmo a ella. Y por último, Antonio Ramos con el que he tenido una relación profesional bastante estrecha. A través de ellos tuve la ocasión de conocer Alhama antes de ir en varias ocasiones con motivo de los Festivales de la Canción que se iniciaron en los años 60.

- ¿Qué le ha impresionado más?
- Lo que más me ha impresionado de Alhama es su historia, el pueblo que en definitiva supone abrir la puerta para que la invasión de los cristianos continúe hasta consumar la ocupación del Reino de Granada. Esto sucedió en 1482, de sorpresa, gracias a la astuta maniobra del Marqués de Cádiz. Alhama juega un papel significadísimo en ese final de la Edad Media española. Estos acontecimientos tan dramáticos vincula cosas muy curiosas, como el uso por vez primera del papel moneda, el primer hospital de sangre,... Pero a parte de esto que suele quedar para los curiosos de la Historia, que somos los menos, hay otra faceta de Alhama que me seduce sobremanera y es su paisaje. Los tajos tremendos sobre el río configuran ese escenario con las casas arriba que nada tiene que envidiar a la ciudad colgante de Cuenca o incluso al cruce del Tajo a los pies de Toledo, es un paisaje de las mismas proporciones y de la misma fuerza. Hay un grabado donde se ve el pueblo tal como sigue dominado por la torre monumental que más que andaluza parece castellana y rodeado de una muralla, ya perdida. El paisaje de Alhama es fascinante tanto desde el exterior como en su recorrido interno. Es curioso porque en Alhama se conservan más cosas de las que se creen aunque tiene un patrimonio bastante esquilmado por los avatares y desmadres de nuestra historia. Su patrimonio sigue siendo interesantísimo y digno de ser más conocido.

- ¿Qué prefiere el pueblo o la ciudad?
- Yo para vivir elegiría un pueblo. En el pueblo se está sedimentando el último sustrato de la cultura y de la civilización que este mundo ha sabido crear con muchísima sangre y con muchísimo esfuerzo y sacrificio. Países como Francia, Italia, Suiza, Alemania, Inglaterra, tienen ciudades que son como Alhama, en cuanto al número de habitantes pero que son cómodas, habitables, sosegadas, apacibles.... Lo que pasa es que en España el campo ha estado maldecido por el español, lo que es natural pues el campo significaba hambre, abandono, jornales miserables, inseguridad permanente, y claro, las criaturas le abrían un portillo en cualquier fábrica de titirimundi del cualquier ciudad y abandonaban el campo, sin darse cuenta de que dejaban lo más valioso en la vida del ser humano que es la comunicabilidad con la naturaleza, que no tiene precio. Me gusta defender los pueblos, envidio los pueblos,... pero por supuesto pueblos bien comunicados, bien atendidos sanitariamente, sin problemas de energía eléctrica,... La vida civilizada que nos queda está en los pueblos. El Patronato hace bien defendiendo la historia y monumentos de Alhama porque el futuro de España está en los pueblos. Las ciudades están siendo destrozadas tan inmesiricordemente que la verdad es que dentro de poco no va a quedar de ellas nada digno de ser visitado. Cuando pase la moda del turismo de charanga, vocinglero y borracho y venga el turismo que de verdad nos interesa, culto, sensato, los pueblos tendrán mucho que decir. Por lo tanto, hay que salvaguardar todo lo que se pueda conservar pues a la larga será beneficioso para el pueblo. 



Bustos en breve 

- Un libro para leer
- “¿Por quién doblan las campanas?” de Ernest Hemingway 

- Una película para ver
- “Vive como quieras”, de Frank Capra.
 
- Una música para oir
- Algo de Coul Porter 

- Un plato en la mesa
- Soy poco exigente 

- Un vino
- Un rioja. También el jerez. 

- Un pueblo o una ciudad para vivir
- (Piensa) Una ciudad pequeña donde se conozca todo el mundo. 

- Un rincón granadino para perderse
- El Carmen de mi amigo Manuel López Vázquez  (q.e.p.d.), en el bajo Albayzín. 

- Una figura granadina
- Federico García Lorca. 

- Un “malafollá granaino”
- Ni la gracia es exclusiva de Cádiz ni la malafollá de Granada. Otro tópico falso es lo de la tierra del chavico. 

- Problemas más insufrible de Granada 
- El tráfico 

- Una recomendación sobre Alhama
- Tienen que ser dos: su historia y su paisaje.



Abajo puedes dejar tus comentarios. Gracias por darle al -Me gusta- y compartir este artículo en tus redes sociales:

Envíar por WhatsApp Telegram (sólo móviles)

-

Publicidad

Final publicidad