El sueldo de los alcaldes de las ciudades de más de 5.000 habitantes

Imprimir
b_580_900_16777215_10_images_stories_politica_pleno_investidura_11062011_30.jpg

El digital GranadaDigital.com publica un artículo con el sueldo de los alcaldes. El que percibe el alcalde de Alhama, José Fernando Molina, según esta publicación, es de 2.293 euros al mes, y en total supone 32.102 euros al año.

 Los alcaldes de Granada capital y Huéscar y la alcaldesa de Almuñécar son los tres regidores de la provincia que se encuentran entre los que más retribuciones perciben por ejercer el trabajo para el que el pueblo los votó. En la mayoría de los ayuntamientos superiores a 5.000 habitantes, sus primeros ediles cobran algún dinero por ejercer su trabajo.

 Así se recoge de los datos recabados por Granada Digital en el Boletín Oficial de la Provincia, partidos políticos o los propios implicados relativos a la asignación que reciben los regidores.

 El Gobierno central prepara para después de Reyes una modificación de la Ley de Haciendas Locales, que prevé que ningún alcalde cobre más que un secretario de Estado (68.000 euros), aspecto que en el caso de los 168 municipios de la provincia granadina no se produce en ninguno de los casos.

 El Ejecutivo prevé que esta retribución sea para los alcaldes de grandes ciudades, mientras que el resto cobrará por debajo en base a la población que tienen cada ciudad.

 Así las cosas, el primero que podría ver reducido su sueldo es el alcalde de Granada, el popular José Torres Hurtado, que percibe anualmente 61.095 euros brutos por ejercer sus funciones. En este caso, el Gobierno prevé que existan varios escalafones entre otros regidores dependiendo del tamaño de las ciudades, de modo que en el segundo de ellos cobrarán como un subsecretario de Estado (59.451 euros), mientras que los de tercera categoría lo harán como un director general (50.832 euros). Si Granada queda incluida en este rango, Torres Hurtado verá reducido su sueldo anual en casi 10.000 euros, pero su caso, quizás el más entendible al ser el municipio más poblado, no será el único que se produzca.

 En la provincia existen otros ayuntamientos de población muy por debajo de la capital en los que, sin embargo, sus alcaldes perciben cantidades similares a Torres Hurtado. Ocurre en el caso de la regidora municipal de Almuñécar, Trinidad Herrera (PP), quien pese a que se redujo considerablemente el salario de su antecesor (Juan Carlos Benavides (CA)) es la segunda que más percibe de toda la provincia con un sueldo de 59.000 euros brutos anuales distribuidos en 14 pagas.

 El tercero de este ‘podio’ de entre los que más cobran de la provincia es el alcalde de la localidad de Huéscar, el socialista José María Martínez, que percibe por su trabajo un total de 54.740 euros brutos al año. Este incremento respecto a su anterior nómina le causó algún que otro quebradero al regidor de este municipio ubicado al Norte de la provincia, cuya web fue ‘invadida’ por ‘Anonymous’ tras la aprobación de su nuevo salario.

 El cuarto alcalde que más percibe por sus funciones como regidor del municipio es Pedro Fernández (PSOE) en Baza, que cobra anualmente 52.000 euros, cantidad que no ha variado respecto a su antecesor en el cargo. Es el último regidor municipal que percibe más de 50.000 euros, ya que a partir de entonces la orquilla desciende de este rango.

 Ocurre con el alcalde de Atarfe, el también socialista Tomás Ruiz, que percibe 45.904 euros brutos al año o con el regidor de Vegas del Genil, José Aranda (PP), que percibe una retribución bruta mensual de 3.183 euros en 14 pagas anuales (44.573 euros), pese a que no se trata de uno de los municipios más poblados de la provincia granadina.

 En Loja, otra de las ciudades más pobladas de la provincia, Francisco Camacho (PP), percibe 43.000 euros anuales, solo mil más que Pinos Puente, en donde José Enrique Medina (PSOE) percibe 42.000 euros brutos aproximados al año, unos 2.100 euros líquidos (libres de impuestos) al mes. En este caso, el regidor socialista trató de compensar el desorbitado salario de su antecesor, que ascendía a 3.800 al mes.

 En Pulianas, el socialista Rafael Gil tiene atribuida un salario de 42.000 euros brutos al año, pese a que en los presupuestos se incluye una partida de 4.261 euros al mes en 14 pagas. Su homólogo en Huétor Tájar, Fernando Delgado (PSOE), cobra 41.000 euros al año, mientras que el alcalde de Salobreña, Gonzalo Fernández (PSOE), percibe 2.925 euros mensuales, hasta alcanzar los 40.950 al año.

SALARIOS POR DEBAJO DE LOS 40.000 EUROS ANUALES

 Otros alcaldes de la provincia, sin embargo, optaron por salarios por debajo de los 40.000 euros anuales, ocurre en la mayoría de los municipios con más de 5.000 habitantes.

 De este modo, este ‘ránking’ lo encabeza el regidor de Cenes de la Vega, José Julián López (PP), que percibe 39.242 euros al año en esta localidad metropolitana de casi 8.000 habitantes.

 En dos localidades en las que pese a que hay 4.000 habitantes de diferencia, los salarios anuales de sus alcaldes son similares. En Peligros, Roberto Carlos García (IU) percibe 35.224 euros anuales, mientras que en Cúllar Vega, con menos habitantes, Juan de Dios Moreno (PSOE), tiene una retribución bruta mensual de 2.522 euros (35.308 euros al año).

 En Maracena, Noel López (PSOE) tiene una retribución neta mensual de 2.486 euros, lo que suponen 34.804 líquidos al año; cantidad similar a la que percibe el alcalde de Alhama de Granada, José Fernando Molina (PP), 2.293 euros al mes, lo que suponen 32.102 euros al año. En este caso, la transparencia es uno de los puntos positivos en el municipio, que en su página web tiene colgados todos los datos de lo que perciben los corporativos municipales desde hace años, lo que permite al ciudadano con un simple clic conocer cuánto cobran los políticos a los que votaron.

 María Ángeles Blanco (PSOE), percibe como regidora en Órgiva 31.514 euros brutos al año, distribuidos en 14 pagas mensuales de 2.251 euros cada una; mientras que el recientemente elegido alcalde de Otura, Pedro Cabanillas (PP), percibe 31.000 euros brutos al año. En este caso, el sustituto de Ignacio Fernández-Sanz renunció a los 43.000 euros que percibía su antecesor y mantuvo la misma asignación que como concejal.

 También ha habido cambio de regidor en Monachil, en donde Cristóbal Delgado Cobo dejó el cargo en manos de su compañero Félix Rodríguez Salinas, ambos del PP, y que percibe 28.850 euros al año, sueldo similar al que recibía como edil. Un salario parecido percibe al año la alcaldesa de Alfacar, María Josefa Pino (PP), que tiene asignados 28.000 euros al año para su dedicación exclusiva.

 El alcalde de Íllora, el socialista Francisco José Domene, recibe al mes 1.870 euros líquidos, lo que lo convierte en uno de los que menos cobran de la provincia al año con 26.100 euros netos para esta población de 10.346 habitantes.

 El caso más esperpéntico en cuanto a salarios de alcaldes superiores a 5.000 habitantes se produce en Santa Fe, donde la situación de debilidad del Gobierno del PSOE ha provocado que el regidor, Sergio Bueno, haya visto reducido su sueldo contra su voluntad.

 Hace un año, la oposición -con mayoría absoluta- decidió reducir las retribuciones de Bueno a una cantidad mínima, que lo convierte en el alcalde que menos cobra entre las grandes localidades de Granada. De este modo, percibe 1.200 euros liquidos al mes.

DÚRCAL, LA ZUBIA Y OGÍJARES, ALCALDES QUE RENUNCIAN A SU SALARIO

 Por raro que pueda parecer, hay alcaldes de grandes municipios de la provincia que no perciben un salario concreto, lo que no significa que no tengan retribuciones por su asistencia a plenos o a comisiones informativas propias de su tarea como equipo de Gobierno.

 Uno de los casos más sonados en el último año ha sido el del ‘popular’ José Pazos, que lanzó a Dúrcal al estrellato después de anunciar que con el dinero que el municipio se iba a ahorrar con el salario que no percibiría lo destinaría a la generación de puestos de trabajo en la localidad.

 Su medida, aun siendo considerada por algunos como populista, contrarrestaba así el salario que percibía su predecesor en el cargo, criticado por la ciudadanía durante su mandato. Además, la medida le permitió protagonizar parte de la campaña de Coca Cola.

 Tampoco percibe nada el alcalde de La Zubia, Antonio Iglesias (PP), ni el regidor de Ogíjares, Francisco Plata (APPO), que no tienen asignada por el plenario ninguna retribución exclusiva por el cargo de alcalde, aunque sí pueden percibir remuneración por su asistencia a plenos, órganos colegiados o comisiones de gobierno.

 Pese a los intentos, Granada Digital no ha podido conseguir el salario -si lo perciben- de los alcaldes de las localidades mayores de 5.000 habitantes como Albuñol, Las Gabias, Huétor Vega, Iznalloz Montefrío y Padul. Los consistorios no están obligados a publicar en el Boletín Oficial de la Provincia las retribuciones del equipo de Gobierno, aunque en otros casos recurren a la astucia para evitar situaciones incómodas.

 Ocurrió por ejemplo con el ya exalcalde de Pinos Puente, Mario García (IU), quien el 24 de agosto de 2010 firmó el documento en el que anunciaba la reducción de los salarios a cargos electos y cuyo expediente fue definitivamente aprobado. Sin embargo, en lugar de hacer oficial la cifra en el BOP optó por anunciar los horarios en los que se podían consultar dichos datos, de forma presencial, en el Ayuntamiento.

DIPUTADOS PROVINCIALES, AUTONÓMICOS O NACIONALES: CAPÍTULO APARTE

 Capítulo aparte merecen en la provincia otros alcaldes que, aun siendo primeros ediles de sus respectivos municipios, también tienen asignadas otras tareas como diputados provinciales, autonómicos o nacionales. Ocurre en pueblos importantes como Motril, Guadix o Armilla, en donde sus alcaldes perciben un único salario proveniente de sus tareas en las distintas cámaras representativas.

 Así, el ‘popular’ Pablo García cobra 2.813 euros brutos al mes, en catorce pagas anuales, por sus atribuciones como diputado nacional del PP, cargo al que accedió poco después de ser reelegido alcalde de Albolote. Un salario idéntico tiene su homólogo en el Ayuntamiento de Armilla, Antonio Ayllón (PP), al que una moción de censura frustrada ha estado a punto de desbancar hace unas semanas y que percibe retribuciones únicamente como senador del PP un total de 2.813 euros.

 Alcalde y parlamentario autonómico es Vicente Valero (PP) en Churriana, al que la renuncia de su compañero de lista Luis González, le permitió llegar hasta la cámara andaluza, en donde las retribuciones mínimas a cada parlamentario son de 3.113 euros.

 En el caso de los diputados provinciales con responsabilidades de Gobierno, hasta seis representantes de la institución supramunicipal han renunciado a su salario como regidores en sus municipios para recibir solo el de la Diputación. Ocurr en el caso de Luisa García Chamorro (PP), quien hasta hace unos meses era concejala en Motril y a la que la renuncia de Carlos Rojas -al ser elegido portavoz del PP en el Parlamento- la elevó al puesto de primera edila. Vicepresidenta de la institución provincial, Chamorro  percibe una retribución de 59.133 euros al año. También con responsabilidad de vicepresidente se encuentra José Robles (PP), alcalde en Güéjar Sierra, que percibe idéntico salario al de su compañera de Motril.

 El también alcalde de Cúllar, José Torrente (PP), se encuentra en un término medio entre los diputados que tienen vicepresidencia y los que solo tienen cartera, ya que la retribución como portavoz de la formación política a la que representa asciende a 54.695 euros.

 Por último, los alcaldes Francisco Javier Maldonado (Gójar), Fransico Rodríguez (Alhendín) y Francisco Tarifa (Guadix) también son diputados en la institución provincial, donde perciben 52.625 euros anuales, renunciando así a su salario como regidores en sus respectivos municipios.

* Origen de la noticia.

Abajo puedes dejar tus comentarios. Gracias por darle al -Me gusta- y compartir este artículo en tus redes sociales:

Envíar por WhatsApp Telegram (sólo móviles)