Brexit

    Publicidad

    Final publicidad

    b_580_900_16777215_10_images_stories_noticias_2016_brexit_01.jpg 

    They say a week is a long time in politics and this certainly was the case following the recent Referendum on the UK´s membership of the European Union (EU). 

     One month has passed and the immediate aftermath of the decision to leave has left the Conservative party with a new leader/Prime Minister, the labour party still in disarray, the global financial markets in turmoil and the spectre of the UK potentially breaking up (not forgetting its impact on the sovereignty of Gibraltar!).

     Out the outset I have to say I was both disappointed and shocked. Disappointed at the result and shocked at the way the campaigns were run, particularly regarding some of the spurious claims espoused in what became an increasingly bitter and xenophobic atmosphere as the Referendum progressed. Just at a time when politicians needed cool heads and wise counsel the campaigns descended into scaremongering and spreading fear through vulnerable parts of the nation. In my view, no one presented a calm analysis of the pros and cons of EU membership on which people could make an objective decision, unfortunately the things that lingered most in people´s minds were the slogans on the red bus and UKIP´s immigration poster. The opportunity to create this objective analysis was lost in the claims and counterclaims made by the Leave and Remain camps and the Conservative, Labour and UKIP parties, particularly regarding immigration, which I believe was one of the key determinants in reaching the “Leave” result.

     This hysteria even continued after the Referendum with the jostling amongst Conservative MP´s to succeed the Prime Minister, David Cameron, ending almost farcically with what has been termed the “Boris gate” affair. The actions of the political elite in the UK over the last week have reflected poorly on the country, home and abroad.

    What does it mean for Brits living in the UK and abroad?

     Clearly, there are short term impacts which are already being felt by Brits in the UK and those living in Spain and other EU countries. Although the UK stock market has largely recovered to pre-Referendum levels, the decrease in value of the pound against the euro means holidays to EU destinations will be more expensive and for those Brits living on a UK pension in Spain, they will have less money in their pockets now and in the future if their pensions do not remain index linked. The simple answer is nobody really knows what will happen in the long-term; it is now evident that the politicians heading up the leave campaign did not have a strategic plan in the event of a “leave” result. What is more worrying is that one month on there is still no plan and no one can describe what Brexit actually means for people living in the UK and expats abroad.

     Questions will need to be answered long-term about how the Spanish Government will treat Expat Brits living in Spain in terms of status, travel etc. It should be remembered that this cohort provides a significant contribution to the Spanish economy, particularly in Andalucía, in terms of tax and spending and should be treated sympathetically in that respect.
    Brits in the UK, who voted for “Leave” on the basis of “getting our Country back”, are themselves not immune from Brexit as the UK Chancellor had already indicated that tax rises will be needed to try to repair the UK economy. The cost of living in the UK will therefore increase as a direct result of the Referendum result.

     Longer term there is the unknown outcome of negotiations regarding our trading relationship with the EU which undoubtedly will be linked to the movement of people between the EU and the UK. The status of the UK re Scotland and Northern Ireland, who voted overwhelmingly to stay within the EU, will have to be resolved although for these countries leaving the UK may be increasingly difficult to achieve as majority decisions are needed within the EU for new membership. Gibraltar will come under increasing pressure from Spain regarding its Sovereignty, and this will also need to be addressed in the coming months and years.

     Although I voted to remain in the EU that does not mean I am satisfied with the way that the EU is run. Like many I believe it does need reform and that the UK could have played an important role in reshaping that organisation from within. The decision to leave means the UK will not be able to do this and the doors, literally, have already started to close.
    Overall, the result, and its ensuing consequences, has left me with a feeling of sadness; sadness that democracy has not been well served by the Referendum and sadness that a decision, which could have momentous ramifications for Brits living in the UK and Spain, has been reached in this acrimonious way. Furthermore, sadness that in the long-term the UK may have less influence in Europe, one of our most significant trading areas.

     Finally, I was asked recently by someone from Canada, “Who were the losers in the UK Referendum”. Ironically, apart from those who voted to remain, I believe it will be those voters, many of whom are in their latter years, who voted in large numbers to leave on the basis of NHS and immigration issues. They could find over time that the NHS may not get what it needs, migration may still happen as part of any trade deals with the EU and they will actually have less money to spend.

     I sincerely hope that it is not the younger generation that are the losers, because they voted to stay in the EU and they are our future.


     

    b_580_900_16777215_10_images_stories_noticias_2016_brexit_02.jpg

    BREXIT y sus consecuencias
     
    Lo que nadie tomó en cuenta antes del Referéndum
     
     Normalmente me guardo mis opiniones políticas, pero en esta ocasión considero importante hablar del tema del momento, Brexit.
    En la Comarca de Alhama, y sus alrededores amigos y conocidos me han preguntado que opino de Brexit. Bien, esta es mi opinión y por qué Brexit causará un impacto en nuestra economía, si es que sucede.
     
     Primero, ¿por qué se llevó a cabo un Referéndum, acerca de un tema que el primer ministro no apoyaba?
     
     Durante su campaña política, David Cameron, ahora ex-Primer ministro del Reino Unido, prometió llevar a cabo un referéndum acerca de permanecer o salir de la Unión Europea. Habiendo sido electo, David Cameron empezó a sentir la presión por parte de miembros del parlamento de su propio partido, los conservadores y de la oposición, laboristas, UK partido independentista (UKIP) y los demócratas liberales, para que cumpliera su promesa.
     
     Por lo tanto, se creó una comisión para definir los términos en los cuales se llevaría a cabo el referéndum, se fijo fecha y empezaron las campañas en favor de permanecer " REMAIN" o abandonar la EU "LEAVE" de ahí el término Brexit se inventó "Britain Exit = Brexit".
     
     Con absoluta libertad para apoyar cualquiera de los lados del argumento, los miembros del parlamento se unieron a las campañas y ahí empezó el problema.
     
     David Cameron, primer ministro, tenía la responsabilidad de gobernar el país, mientras la campaña empezaba a todo vapor. El siempre expresó su intención de que el Reino Unido permanezca en la UE, porque juntos, somos más fuertes y ofreceremos un futuro mejor a nuestros jóvenes. Él y los partidarios de permanecer en la EU, hicieron campaña basada en argumentos como "Si salimos de la EU, el costo de la vida per cápita subirá, estando dentro de la UE nuestro progreso y desarrollo es más sostenible y fuera podría haber caos, etc." El grupo de permanecer fueron acusados por el otro bando de crear una campaña de pánico. El grupo de abandonar nunca imaginó que ganarían por una pequeña mayoría que votó por abandonar.

     Por otra parte, la campaña de abandonar, estuvo encabezada por Boris Johnson, ex alcalde de Londres y un periodista muy carismático, le apoyaron el líder del partido UKIP, Nigel Farage, quien es representante del Reino Unido en La UE desde hace 17 años, y otros políticos prominentes. Su campaña para dejar la UE estuvo basada en mentiras y promesas que son imposibles de cumplir, haciendo hincapié en " tomar control de nuestras fronteras" y "dejar de pagar cuotas a la UE e invertir ese dinero en el sistema de seguridad social". Ambos nefastos personajes, han renunciado a seguir encabezando el grupo de abandonar, a sólo unos días de haber ganado el referéndum. ¿No te parece extraño?
     
     La campaña de abandonar estuvo apoyada por periódicos y revistas tradicionalmente leídas por la clase trabajadora, y las personas mayores y ahí se propagaron las mentiras. Ellas venden periódicos y éstos incitaron xenofobia y discriminación e hicieron creer a millones de personas que fuera de la UE, el Reino Unido estará mejor. Lo cual es totalmente falso.
     
     Llegado el día del referéndum, el 27% de las personas en edad de votar, no acudieron a las urnas, en su mayoría personas entre 18 y 40 años que pensaron que su voto no haría la diferencia. Esa apatía y la falta de civismo dio la oportunidad al grupo abandonar de obtener una pequeña mayoría del 3.8%, dando como resultado el 51.9% de los votantes votaron a abandonar y el 48.1 votaron a permanecer en la UE.
     
     Por lo tanto, si las matemáticas no mienten, sólo el 37% de la población en edad de votar, desea abandonar la UE, el 35, 11% desea permanecer y el 27% no ha dado su opinión.
    Eso no es mayoría. Ya que muchas personas emitieron un voto habiendo sido embaucadas por los argumentos del grupo de abandonar, las cuales, se ha comprobado, no son verdad ni e pueden cumplir. Votaron basados en mentiras.
     
     Y no estamos contando a los niños y a los menores de 18 años, quienes serán afectados por Brexit. Tampoco se dio la oportunidad a votar a aquellos británicos que han vivido en otro país por más de 15 años, a pesar de que las consecuencias del Brexit les afecten directamente.
     
     Y por supuesto, los europeos que residen en el Reino Unido y serán afectados por Brexit, no fueron consultados.
     
     Ese es el problema. Y por esa razón, se han desencadenado una serie de crisis financieras, de divisas, política, pánico entre los extranjeros viviendo en el Reino Unido, los británicos residentes en Europa y en el corazón mismo de Europa, en Bruselas, porque la salida potencial del Reino Unido de la UE, ya está dejando sentir las consecuencias, aun antes de que se invoque el artículo 50 del Tratado de Lisboa, el cual no se invocará, si es que se hace, en los próximos meses, hasta que el Reino Unido se prepare para iniciar negociaciones y se analicen todas las opciones y espero que recapacitar ante las consecuencias de una partida potencial.
     
     En pocas palabras, la UE necesita estabilidad y el referéndum británico, ha sacado a luz la falta de comunicación y cercanía a los votantes que impera en el seno de la UE.
     
     El Reino Unido es el primer país en hacer un referéndum, pero existe un llamado en otros países miembros para consultar a sus ciudadanos. La estabilidad del club está en peligro.
    La nueva primera ministra en el Reino Unido, Theresa May, ha nombrado a una comisión para que preparen la propuesta de salida de la UE porque aquellos que incitaron al Brexit, no tiene un plan de salida de la EU.
     
     Theresa May ha dicho muy claro que el Reino Unido no invocará el artículo 50 del Tratado de Lisboa, en 2016, sino hasta que el país esté listo para negociar una salida. O lo que es lo mismo, ha comprado tiempo para decidir si habrá Brexit o no.
     
     Para que el Reino Unido solicite su salida formalmente de la UE, necesitan suceder tres acciones:
     1. Debido a que más de 4 millones de personas han solicitado bajo petición al parlamento se debatan las consecuencias del Brexit y se decida si habrá un nuevo referéndum, ya que la diferencia entre los votos en favor de abandonar y aquellos en favor de permanecer, fue de menos del 4%, el electorado desea mayor información ya que votaron basados en la información llena de elucubraciones, medias verdades y mentiras. El parlamento ha decidido debatir el tema el 5 de septiembre y mientras tanto, oficialmente, no hay cambio.
     2. Que el gobierno prepare una propuesta de salida de la UE del Reino Unido, y se la presente al parlamento británico. El parlamento británico debe primero, debatir y votar en favor o en contra de cancelar su participación en el Tratado de la Comunidad Económica Europea, el cual firmó en 1973. El parlamento británico no empezará discusiones al respecto antes de septiembre 2016. Este tema puede llevar meses y habrá que consultar al electorado, lo cual deberán hacer los miembros del parlamento.
     3. Que el parlamento británico debata y vote a favor o en contra de invocar el artículo 50 del tratado de Lisboa, para lo cual se requiere un primer ministro que esté convencido de poder encabezar las negociaciones y obtener resultados positivos para el Reino Unido, en un plazo máximo de 2 años. Eso llevará tiempo y las consecuencias deberán ser analizadas cuidadosamente.
     
    b_580_900_16777215_10_images_stories_noticias_2016_brexit_03.jpg
     
     En mi humilde opinión, Brexit ya ha causado mucho daño e incertidumbre ya que billones de libras esterlinas se perdieron en los mercados bursátiles en los primeros días después del referéndum; la reacción de la sociedad al darse cuenta que habían sido víctimas de un engaño ha causado angustia y desconfianza en aquellos políticos que encabezaron la campaña del Brexit. El pueblo pide explicaciones.
     
     Según datos reales de 2014, en el Reino Unido viven más de 4 millones de europeos, con un incremento anual de más de 100,000; la gran mayoría son trabajadores que pagan sus impuestos y seguridad social. Ellos son un importante engrane de la economía británica.
     
     Si Brexit ocurriese, ¿qué sucedería con los europeos residentes en el Reino Unido? ¿Cómo reemplazaría la hacienda pública la importante contribución de esas personas? Cabe recordar que el referéndum, no les preguntó a esos residentes europeos si deseaban irse o quedarse en el Reino Unido. La incertidumbre es enorme.
     
     Cerca de 2.7 millones de británicos viven en países europeos, aquellos a quienes se les permitió votar en su gran mayoría votaron a permanecer en EU; ahora tienen el problema de que no saben si serán obligados a abandonar sus casas, sus negocios, su forma de vivir. En España viven cerca de 1 millón de británicos y su contribución a la economía nacional y al fomento del turismo internacional es invaluable para España. Están molestos ya que consideran que es un atropello a los derechos humanos el encontrarse a riesgo de perder el patrimonio y modo de vida a causa de un referéndum que obtuvo resultados basados en la mentira.
     
     Las grandes empresas internacionales con oficinas centrales en el Reino Unido y Londres como centro financiero por excelencia, se han visto afectados por el resultado del referéndum.
     
     En pocas palabras, al Reino Unido no le conviene salir de la UE y es mi parecer y el de millones de británicos, que Brexit ha sido una catástrofe que aun se puede evitar, recapacitando y escuchando al pueblo ya que si hoy se volviera a repetir el referéndum, una gran mayoría de personas, cambiaría de opinión y votarían por permanecer en la UE, por las siguientes razones, entre otras:
     
     Los jóvenes serán los más afectados si el Reino Unido deja la EU, ya que no tendrán la libertad de movimiento para estudiar y trabajar en cualquier país europeo.
     
     La investigación científica sufrirá porque dejarán de intercambiarse conocimientos a nivel europeo con la participación británica.
     
     Empresas internacionales amenazan con dejar el Reino Unido si se invoca el artículo 50 del Tratado de Lisboa con las consecuencias económicas que generarían pérdida de empleo y competitividad.
     
     La economía británica y por qué no la española, sufrirían al perder el ingreso de los inmigrantes residentes en España y los europeos residentes en Gran Bretaña.
    Existe un gran riesgo de rompimiento del Reino Unido ya que Escocia, Gibraltar, Irlanda del Norte y Londres han votado mayoritariamente a permanecer en la EU y sería el principio del desmoronamiento del Reino.
     
     Los agricultores británicos dejarían de recibir las subvenciones europeas al campo y los agricultores españoles sufrirían la pérdida de clientes británicos que compran las hortalizas españolas.
     
     El turismo español y europeo sufriría ya que cerca de 18 millones de británicos viajan cada año a países europeos para disfrutar sus vacaciones y 5 millones vienen a España. Con Brexit podrían necesitar visas para entrar a España. El turismo británico sufrirá porque Brexit controlaría la entrada de europeos y restringiría ésta a personas que vayan de paseo; los europeos que van a trabajar al Reino Unido, no tendrían cabida.
     
     Por el bien de todos, esperamos que el Brexit sea una catástrofe que se debe evitar.
     
     

    Abajo puedes dejar tus comentarios. Gracias por darle al -Me gusta- y compartir este artículo en tus redes sociales:

    Envíar por WhatsApp Telegram (sólo móviles)

    Publicidad

    Final publicidad

         
     
    A section of Alina and Lauwrence Strong
     
     
     Dear readers: This collaboration is aimed to provide the international community with information on the customs, events, history and important affairs happening in the Comarca de Alhama as seen from the immigrant perspective.
     
     With Other eyes will be written in English and we hope that it will also be helpful to students of the English language for their reading practice.
     
     We welcome comments in both languages and hope to increase the range of subjects to keep you informed. This will be the perfect excuse to visit all the towns and villages of the region and experience their important events to inform the international community who follow this page.
     
    Thank you all
     
         

      Contact Lauerence and Alina Strong 
    © 2017 Alhama Comunicación (alhama.com). All Rights Reserved.