No estás ahí

Imprimir

Publicidad

Final publicidad



Sé que no estás ahí. Pero, al volver la espalda y emprender el camino hacia mi soledad, vuelvo a escuchar tu voz tejiendo melodías.

No estás ahí

Sé que no estás ahí…
pero he traído flores.
Sé que ya no me oyes…
sin embargo, te hablo.
De pie, frente a una cruz,
rezando un padrenuestro,
contando lo que he hecho
o lo que pienso hacer.
Haciéndote preguntas,
esperando respuestas,
pidiéndote consejo,
exigiendo un porqué.

Sé que no estás ahí.
Pero, al volver la espalda
y emprender el camino
hacia mi soledad,
vuelvo a escuchar tu voz
tejiendo melodías;
vuelvo a sentir tu mano
suave sobre mi piel;
a escuchar tus consejos,
a sufrir tus reproches,
a ver tus ojos claros.
Y sonrío otra vez.

Y sè que, desde lejos,
sigues guiando mis pasos.
O… quizá desde cerca.
Dentro de mi… tal vez.

Santa Cruz, 4 de diciembre 2018
(60º aniversario de tu partida)
Luis Hinojosa D.


Abajo puedes dejar tus comentarios. Gracias por darle al -Me gusta- y compartir este artículo en tus redes sociales:

Envíar por WhatsApp Telegram (sólo móviles)

Publicidad

Final publicidad