Línea editorial

    Publicidad

    Final publicidad


    Línea editorial de Alhama Comunicación

    Alhama Comunicación nacía con vocación de integrar y aunar los valores sociales, culturales e identificativos de la Comarca de Alhama de Granada, mediante la potenciación de la información de cada uno de los municipios que la integra, y teniendo como meta el conocimiento por todos de cada uno de ellos.

    En este proyecto, altruista y no lucrativo en el que ningún colaborador está remunerado, se intenta contar con las colaboraciones desinteresas que se puedan aportar desde cada una de las poblaciones, intentando aglutinar a personas que, interesadas por esta misma promoción de su tierra, quieran contribuir a difundir este conocimiento, siempre y cuando se reúna un mínimo de calidad y no existan otros intereses que desvirtúen el sentido de la honestidad  y veracidad con el respeto que merecen los destinatarios y usuarios de estas informaciones.

    De esta forma también se vela por la pluralidad de los contenidos, informaciones y/o opiniones, tanto de los colaboradores ocasionales, como de los usuarios y de cuantas personas quieran manifestar su opinión y expresarse de forma libre y democrática, siempre y cuando no se haga de forma anónima, y cada uno asuma la responsabilidad de sus acciones y opiniones.

    En cualquier caso no se admiten presiones o ingerencia relacionada con grupos mediáticos, económicos, políticos, religiosos o de cualquier orden, manifestando nuestro más absoluto respeto a las decisiones personales, creencias y opciones políticas que no contravengan la declaración de principios de los Derechos Humanos ni atenten contra la dignidad de las personas.

    Nos consideramos ciudadanos, no súbditos, y entendemos la democracia como un valor incuestionable en la forma de gobierno, así como que la representación política debe ser de la forma más justa y proporcional, con el respeto a las minorías, y en el que todos estén representados en función de los resultados obtenidos, con la adopción de leyes y controles que ayuden a la regeneración democrática e impidan la instrumentalización del poder, su permanecía indefinida, o cualquier cuestión que pueda originar corrupción o desvirtuar la voluntad de los ciudadanos, los cuales todos deben tener las misma oportunidades y derechos para acceder a la vida política y cargos públicos, mediante elecciones limpias, desde el más humilde concejal a la propia Jefatura del Estado.

    Igualmente entendemos que el fomento del laicismo, con la no ingerencia de las religiones en la vida pública, es la mejor forma de respeto y convivencia, y que no se debe imponer ni ostentar ningún símbolo, de ninguna creencia religiosa, en lugares e instituciones públicas.

    Atendiendo a lo anteriormente expuesto, Alhama Comunicación tiene por norma no publicitar, promover o publicar actos concernientes a elecciones de reinas, misses, mister, etc., al entender que esto, promovidos desde los poderes públicos, atentan contra la dignidad de las personas. Así como no mezclar cuestiones religiosas, de cualquier credo, con las que deben ser observadas, y respetadas, desde las instituciones de un Estado Laico,  y que este debe velar para que esto sea así, y que en ningún caso debe mezclarse política y religión imponiéndola al resto de la ciudadanía.

    En los casos en los que los propios poderes públicos incumplen estas normas de convivencia, que entendemos como básicas, insertamos el siguiente aviso, el cual indica que se ha omitido la publicación o difusión de cualquiera de las informaciones remitidas o programadas en actos o programas oficiales de protocolos, actividades, conmemoraciones, fiestas, etc.


         
      Nota de la redacción: Alhama Comunicación tiene por norma no publicitar, promover o publicar actos concernientes a elecciones de reinas, misses, mister, etc., al entender que esto, promovido desde los poderes públicos, atenta contra la dignidad de las personas. Así como no mezclar cuestiones religiosas, de cualquier credo, desde las instituciones de un Estado Laico que en ningún caso debe inmiscuirse en ellas, por lo que de haber actividades en cualquiera de estos sentidos tendrán que ser consultadas a los organizadores correspondientes. (Línea editorial)  
         

    Los principios y el código deontológico que observamos

    1. PRINCIPIOS PERIODISTICOS

    1.1. Precisión, rigor y credibilidad
    Difundir únicamente informaciones fundamentadas, evitando en cualquier caso afirmaciones o datos imprecisos y sin base suficiente que puedan lesionar o menospreciar la dignidad de las personas o provocar daño o descrédito injustificado a instituciones y entidades públicas y privadas, así como la utilización de expresiones o calificativos injuriosos.

    1.2. Independencia
    Garantizar la necesaria independencia y equidad de sus colaboradores.

    1.3. Interés público
    Sólo la defensa del interés público justifica las intromisiones o indagaciones sobre la vida privada de una persona sin su previo consentimiento.

    1.4. Distinguir hechos y opiniones
    Observar siempre una clara distinción entre hechos y opiniones o interpretaciones, evitando toda confusión o distorsión deliberada de ambas cosas, así como la difusión de conjeturas y rumores.

    1.5. Integridad y responsabilidad
    No aceptar nunca retribuciones o gratificaciones de terceros, para promover, orientar, influir o haber publicado informaciones u opiniones.

    1.6. Tratamiento de la violencia
    Mantener una especial sensibilidad en los casos de informaciones u opiniones susceptibles de incitar a la violencia o a prácticas inhumanas o degradantes.

    2. DERECHOS DE LAS PERSONAS

    2.1. Respeto a las personas y su intimidad
    Respetar el derecho de las personas a su propia intimidad e imagen, especialmente en casos o acontecimientos que generen situaciones de aflicción o dolor, evitando la intromisión gratuita y las especulaciones innecesarias sobre sus sentimientos y circunstancias, especialmente cuando las personas afectadas lo especifiquen.

    2.2. Protección de menores
    Tratar con especial cuidado toda la información que afecte a menores, evitando difundir su identificación cuando aparezcan como víctimas (excepto en el supuesto de homicidio), testigos o inculpados en causas criminales, sobre todo en asuntos de especial trascendencia social, como es el caso de los delitos sexuales. También se evitará identificar contra su voluntad a personas próximas o parientes inocentes de acusados o convictos en procedimientos penales.

    2.3. Derechos de las víctimas
    En el tratamiento informativo de los asuntos en que medien elementos de dolor o aflicción en las personas afectadas, evitar la intromisión gratuita y las especulaciones innecesarias sobre sus sentimientos y circunstancias.

    2.4. Evitar la discriminación y el estereotipo
    Actuar con especial responsabilidad y rigor en el caso de informaciones u opiniones con contenidos que puedan suscitar discriminaciones por razón de sexo, raza, creencia o extracción social y cultural así como incitar al uso de la violencia, evitando expresiones o testimonio vejatorios o lesivos para la condición personal de los individuos y su integridad física y moral.

    2.5. Presunción de inocencia
    Observar escrupulosamente el principio de presunción de inocencia en las informaciones y opiniones relativas a causas o procedimientos penales en curso.

    2.6. Rectificación y réplica
    Rectificar con diligencia y con tratamiento adecuado a la circunstancia, las informaciones y las opiniones que se deriven de ellas cuya falsedad haya sido demostrada y que, por ese motivo, resulten perjudiciales para los derechos o intereses legítimos de las personas y/o organismos afectados.

    2.7. Acoso
    Reconocer a las personas individuales y/o jurídicas su derecho a no proporcionar información ni responder preguntas, sin perjuicio del deber de los periodistas de atender el derecho de los ciudadanos a la información.

    3. PRÁCTICAS PROFESIONALES

    3.1. Normas para evitar conflictos de intereses
    No simultanear el ejercicio de la actividad periodística con otras actividades profesionales incompatibles con la deontología de la información, como la publicidad, las relaciones públicas y las asesorías de imagen, ya sea en el ámbito de las instituciones u organismos públicos, como en entidades privadas.

    3.2. Uso de información privilegiada
    No utilizar nunca en beneficio propio informaciones privilegiadas obtenidas de forma confidencial como periodistas en ejercicio de su función informativa.

    3.3. Secreto profesional y anonimato
    Respetar el off de record cuando haya sido expresamente invocado o se deduzca que tal fue la voluntad del informante.

    3.4. Contraste
    Contrastar las fuentes y dar la oportunidad a la persona afectada de ofrecer su propia versión de los hechos.

    3.5. Fuentes, citas y derechos de autor
    Citar expresamente las fuentes de las que provengan las informaciones, así como respetar los derechos de autor que pudiera corresponder.

    3.6. Versiones y rumores
    Los rumores y conjeturas serán desterrados o, en su defecto, contrastados e identificadas sus fuentes para que sean transformados en noticias o en opiniones.

    3.7. Métodos de investigación
    Utilizar métodos dignos para obtener información o imágenes, sin recurrir a procedimientos ilícitos.




    Abajo puedes dejar tus comentarios. Gracias por darle al -Me gusta- y compartir este artículo en tus redes sociales:

    Envíar por WhatsApp Telegram (sólo móviles)

    Publicidad

    Final publicidad

    © 2019 Alhama Comunicación (alhama.com). All Rights Reserved.