Una Candelaria de lo más animada

Imprimir

Publicidad

Final publicidad

b_580_900_16777215_10_images_stories_candelaria_candelaria_2011_01.jpg

Si fuésemos capaces de darle un impulso a la recuperación de los 'merceores' tendríamos un encuentro perfecto con una de nuestras tradiciones más alhameñas ya que las candelas iluminaron la noche de Alhama.

 Prácticamente en ninguna se utilizó la odiosa música disco que todo lo corrompe, y los alhameños armonizaron con una de sus fiestas más entrañables, disfrutando del ambiente, sus coplillas y con nuestra gente.

     
  La Plaza del Rey reunía la perfecta combinación de juegos tradicionales, merceores, coplillas, candelas, migas, chocolate y dulces. ¿Hay quién de más?  
     

 La tarde fría se presentaba propicia para encender la candela, pero hasta entrada la noche no se prendieron la mayoría. Las más madrugadoras y que montaron su merceor fueron las de la Plaza del Rey y la calle Enciso, además de otras particulares.

 El Centro de Adultos y el Centro de Día de Mayores se unían en la Plaza del Rey a primera hora de la tarde para pasar un buen rato entre migas, dulces, vino, chocolate y algún que otro juego popular, mientras la calle Enciso se celebraba una candela que se ha echado de menos en los últimos años entres dulces típicos y chocolate.

 Más arriba, en las Urbanización San Diego, varias familias también se unían a la fiesta disfrutando del vino y los productos de la matanza. La Placeta también se encontraba iluminada por las candelas de los bares Ohana, Mesón de Diego y Al Dente, no tanto la Plaza Duque de Mandas donde tan solo Curro, del Café 25, se unió a la fiesta.

 En el Barranco Aserradero la familia de Jose el “Gallo” y Mariano “Coque” se unían para celebrar en familia esta típica fiesta con un pequeño merceor para disfrute de los más pequeños. En la zona de la carretera Loja los bares del Pinturero, Ca´Manuel, El Cruce y Conilejo disfrutaban de la fiesta mientras no le quitaban ojo a los partidos de fútbol, al igual que los jóvenes de Raíz Electrónica que también hicieron su candela.

 La zona de La Joya fue una de las más concurridas sobre todo la calle Madrid donde el Cele celebraba una de las candelas más concurridas de la noche entre pinchitos, chorizos, morcillas… y algún que otro cubatilla. Más abajo la concejala Raquel Ruiz también participaba en familia de la fiesta. Nuestro recorrido terminó en la cochera de Chica la Reina donde nos prometieron que el próximo año intentarían montar un merceor ya que, a pesar de ser una de las candelas organizada por personas de más edad, la animación no decae por mucho que pasen los años.

 Hasta aquí podemos contar, nos consta que hubo más candelas de jóvenes que prefieren irse a las afueras, mayores que prefieren irse a los cortijos y barrios que no nos dio tiempo a visitar, esperemos que el año que viene tampoco nos de tiempo a visitar todas las candelas, sería buena señal.

Pedro Martín y María del Mar Gálvez. Fotos. Juan Cabezas.

Nuestro agradecimiento a por el trato que nos dísteis al equipo de redacción, y la acogida dispensada en todos los lugares que nos dio tiempo a visitar, a algunos les prometimos volver, pero no fue posibles, no hubo tiempo material para todo. Disculpas y gracias.

 Migas preparadas por un concinero
 Haciendo cola para subir al merceor
 La candela para combatir el frío de la tarde/noche
 Las coplillas de la candalaria acompañaban a la 'niña que se merce'
 Preparando el chocolate a la caída de la tarde
 El centro de adultos participa activamente en mantener la tradición
 La calle Enciso, se echaba de menos
 Los niños y mayores disfrutando de la fiesta (C/ Enciso)
 Vecinos en la Urbanización San Diego
 Una candela eminentemente juvenil en el San Diego
 Más vecinos del San Diego  participando de la noche
 En la Placeta, candelas, migas y gastronomía por partida doble
 El Mesón, prepara las migas para sus clientes y amigos
 Antonio El Guindo, sin él y sus guisos la fiesta no es lo mismo
 Ohana en pleno centro de la fiesta
 El pitoreo se dividía entre ensayos, candelas y fútbol
 Famila Gallo y familia Coque, animados durante todo el día y también la noche
 Transmitiendo el gusanillo del merceor y las coplilla a los más jóvenes, como tiene que ser
 Curro, desde el 25, animaba la plaza Duque de Mandas
 Diego en el bar del Cruce, animado con los amigos
 En el bar de Moyano arrimados a la candela
 Una imagen que hacía esta fiesta más nuestra con cabellerías incluidas, en el bar Pinturero
 Diferentes candelas y familias se dieron cita en la urbanización de la Joya
 Los del Projoven que no se quería perder el fútbol, se llevaron la tele a la candela
 La del Cele, una de las más concurridas, en la calle Madrid
 La calle Madrid, también podría haber sido la capital de la candelas
 La concejala del ramo con su familia, dando ejemplo de fiesta pero... ¿y el merceor? (C/ Madrid)
 Todas las generaciones se unen para mantener nuestra tradición (C/ Madrid)
 Empresas como Montelcal hiceron grandes candelas en la puerta de su establecimiento
 ...y aquí terminamos el recorrido, no dio tiempo para más  (C/ Madrid)
 Tambien hubo tiempo para un paseo nocturno por las calles alhameñas con improvisado bus turístico


Abajo puedes dejar tus comentarios. Gracias por darle al -Me gusta- y compartir este artículo en tus redes sociales:

Envíar por WhatsApp Telegram (sólo móviles)

Publicidad

Final publicidad