b_580_800_16777215_10_images_stories_empresas_pato_loco_tana_12032017_01.jpg

Llega a su cuarta edición esta jornada gastronómica de Ibéricos, que organiza el restaurante-asador Pato Loco.

b_580_800_16777215_10_images_stories_empresas_pato_loco_tana_12032017_02.jpg

 Este año el protagonismo no fue tanto para los ibéricos, en cuanto a una marca determinada se refiere, pero sí en cuanto a variedad y calidad que ofrece este tradicional restaurante alhameño en este tipo de productos.

 Cada año los ibéricos, junto a un vino, forman la pareja ideal para un disfrute de los sentidos, y para compartir una sobremesa entre amigos, sin otra excusa que el saborear el caldo de nuestra tierra, acompañado de buenos productos, que fue lo que ocurrió el pasado domingo 12 de marzo.

b_580_800_16777215_10_images_stories_empresas_pato_loco_tana_12032017_03.jpg

Cristina nos presentó su vino familiar, el vino de La Tana

b_580_800_16777215_10_images_stories_empresas_pato_loco_tana_12032017_01.jpg

 El vino de la Tana, es un extraordinario caldo, vino autóctono de tradición familiar. Toda la vendimia está llevada a cabo de manera artesanal, al igual que su pisado y la posterior elaboración del vino.

 La Bodega de la Tana, cuenta con una tradición de elaboración de vinos desde 1871. Elaboran diferentes vinos dependiendo del tipo de uva y de su posterior clasificación, por lo que podemos encontrar vinos Rome (de uva tome, autóctona de Alhama de Granada), vinos blancos (uva jerezana), vinos tintos dulces (tempranito, merlot y syrah)

 El que se presentó en las jornadas es un vino tinto, de uva syrah, vino dulce y abocado, cuyo dulzor lo da la uva pasa, previamente soleada 20 días. Es un vino joven, madurado en tonel de roble y macerado en su propio orujo.

b_580_800_16777215_10_images_stories_empresas_pato_loco_tana_12032017_04.jpg